Un operario del Ayuntamiento de Sevilla recoge muestras de Magrudis. / EFE
Publicidad

Una mujer de 74 años falleció en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla infectada por listeria y se ha convertido en la segunda víctima mortal confirmada por el brote originado por la carne mechada de la empresa Magrudis.

La mujer fallecida presentaba patologías previas y se incluía dentro de la población de riesgo, mientras que prosigue la investigación del caso de un hombre enfermo terminal de cáncer de páncreas que falleció la semana pasada tras dar positivo en listeria, aunque aún no se ha confirmado su relación con este brote hasta el resultado de los análisis moleculares.

La primera muerte por este brote fue una anciana de 90 años que ingresó el 15 de agosto en el hospital con un estado de salud “deteriorado” tras comer carne mechada y que falleció cinco días después.

El número de pacientes infectados por listeriosis o con sospecha de estarlo ingresados en los hospitales andaluces se ha reducido en un 20 % en el último día, ya que se ha pasado de 108 a 86, sin contabilizar esta nueva muerte.

Las embarazadas ingresadas en los hospitales públicos y privados son tres menos que el día anterior y están en tratamiento antibiótico, sin que se hayan producido en el último día abortos o infecciones en recién nacidos.

En total, el número de personas con infección confirmada desde el inicio de la alerta, decretada el 15 de agosto, asciende a 196 personas, la mayoría en Sevilla, con 161 casos.

La Fiscalía de Sevilla investiga un posible delito contra la salud pública tras la denuncia presentada por la Junta de Andalucía contra la empresa Comercial Martínez León, que habría comercializado la carne mechada de Magrudis, origen del brote de listeriosis, sin etiquetado correcto.

La Junta presentó la denuncia ante la Fiscalía para que confirmara que Martínez León reenvasó la carne de Magrudis sin indicar el proveedor del producto.

El gerente de Magrudis, José Marín, ha dicho desconocer la fecha exacta de la última inspección externa en sus instalaciones, pero ha explicado que fue “hace unos meses” y que se han seguido los protocolos de higiene y desesterilización.

Por su parte, la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, contestó que el responsable de la empresa que fabricaba la carne mechada contaminada “tendrá que decir lo que considere”, pero remarcó que la bacteria que generó la enfermedad “no se produce por magia”.

Carcedo comparecerá la próxima semana en la comisión correspondiente del Congreso para explicar las medidas que se han adoptado para atajar el brote de listeriosis originado en Sevilla, y el consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha solicitado comparecer “cuanto antes” en el Parlamento andaluz para aportar “toda la información” sobre el brote.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, envió un “fuerte abrazo” a la familia y a los amigos de la mujer fallecida ayer a causa de la listeriosis y aseguró que el Ejecutivo autonómico sigue trabajando para acabar “cuanto antes” con este brote.

De su lado, la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, aseguró que la crisis provocada en Andalucía por la listeriosis es “de mayor envergadura por las decisión equivocadas” de la Junta, a la que acusó de actuar “tarde, mal y sin transparencia”.

Entre esas equivocaciones, Díaz se preguntó por qué no se intervino en el “minuto uno” a la empresa Magrudis, origen de la contaminación, o por qué se dejó en esta empresa la responsabilidad de contactar con los compradores en lugar de hacerlo las autoridades sanitarias.

El portavoz de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, instó a los afectados por el brote a reclamar indemnizaciones tanto por los daños sufridos en su salud como por los perjuicios económicos derivados, y explicó que para hacerlo no es preciso haber sufrido hospitalización.