Un padre mata a su hijo de diez años en Murcia y después se suicida

El hombre, divorciado de la madre del pequeño desde hace dos años, había sido condenado en junio por un delito de coacciones a su expareja y se le impuso una orden de alejamiento

89
Fachada del edificio donde el padre mató a su hijo de diez años como forma de venganza hacia su exmujer.
Publicidad

Un hombre de 39 años, David S.O., ha matado presuntamente a su hijo menor, de 10, y después se ha quitado la vida ahorcándose en la cocina de su piso en Beniel, un pequeño municipio murciano que despertó ayer conmocionado por este asesinato machista.

El hombre, divorciado de la madre del pequeño desde hace dos años, había sido condenado, a principios de junio, por el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Murcia por un delito de coacciones a su expareja y se le impuso un alejamiento que quebrantó.

El 19 de junio se le condenó por quebrantamiento de la orden de alejamiento después de que reconociera que se había acercado a la casa buscando al mayor de sus dos hijos.

Una llamada de la madre alertando de que su exmarido no le había devuelto el niño a las 20,30 horas, como era lo acordado, llevó a la Policía Local a iniciar anoche su búsqueda por bares, restaurantes y espacios públicos de Beniel, y al resultar infructuosa acudieron a la vivienda que había sido de la familia y donde residía el asesino tras la separación.

Se trata del tercer piso del edificio Azalea, situado en el número 32 de la avenida Calvo Sotelo, que había sido cerrado por dentro por el parricida y cuya puerta tuvo que ser forzada por los agentes para poder entrar.

Según fuentes de la investigación, el hijo mayor de la pareja trató de entrar con su juego de llaves e incluso telefoneó al padre, cuya llamada se escuchó desde el exterior, y al no obtener respuesta se activaron las alarmas y se dio aviso a un cerrajero para poder entrar.

El niño, a la llegada de Policía Local y Guardia Civil, fue encontrado muerto con heridas de arma blanca en un pasillo, y el padre, ahorcado con una cuerda en la cocina.

La alcaldesa de Beniel, la socialista Carmen Morales, decretó a primera hora dos días de luto oficial y convocó una concentración a las puertas del ayuntamiento, a la que asistió Laura, la madre del pequeño, junto a la abuela materna y otros familiares, así como unos doscientos vecinos.

La regidora dijo a los periodistas que están sumidos “en una inmensa tristeza” y añadió que “algo ha fallado para que este menor no esté con nosotros”.

Se trata del segundo niño asesinado este año a manos de su padre, tras el ocurrido el 23 de abril en una cueva de Santa Cruz de Tenerife, y el asesinato número 29 por parte de padres como una forma de venganza hacia sus madres desde 2013, fecha en la que se comenzó a computar como víctimas de violencia de género en la estadística oficial.