Un estudio revela que los ‘amantes de Módena’ eran dos hombres

Un nuevo método para conocer el sexo de un esqueleto desvela el misterio y arroja otros

24
Los investigadores intentarán desvelar la razón por la que dos hombres de hace 1.500 años fueron enterrados juntos. / efe
Publicidad

Durante diez años a los dos esqueletos encontrados en una necrópolis del siglo IV-VI en el centro de Italia se les ha conocido como los ‘amantes de Módena’, porque fueron encontrados con las manos entrelazadas, pero ahora se ha descubierto que son dos hombres y se estudia porqué fueron enterrados juntos.

Cuando fueron descubiertos en 2009, durante las excavaciones en una necrópolis modenesa de hace 1500 años se convirtieron inmediatamente para los medios de comunicación en ‘los dos amantes’, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bolonia y la Universidad de Módena y Regio Emilia han comprobado que son dos hombres gracias a las nuevas técnicas revolucionarias.

El investigador de la Universidad de Bolonia y primer autor de este estudio, publicado en Scientific Reports, Federico Lugli, explicó cómo se produjo el error y el posterior descubrimiento.

“Cuando en 2009 se hallaron los cuerpos, las técnicas tradicionales de antropología esquelética no pudieron revelar el sexo debido al mal estado de los restos. Los medios de comunicación al ver las manos entrelazadas escribieron la historia de los amantes, pero a nivel científico no fue nunca probado el sexo o grado de parentesco”, afirmó Lugli.

En el 2017, un estudio muy importante para este sector presentaba un nuevo método capaz de, a partir de unas proteínas particulares en el esmalte dental, definir el sexo de un esqueleto y un equipo de la Universidad de Bolonia decidió aplicarlo en los ya famosos amantes, añade el investigador.

Lugli explica que el método funcionaba en estos dos cuerpos, ya que presentaban intactas las proteínas dentales y se logró definir que ambos eran de sexo masculino.

El próximo paso, señala Lugli, es comprender por qué fueron enterrados juntos ya que en la actualidad no se tiene constancia de este tipo de enterramientos durante la época y “las varias tumbas con dos personas enterradas que juntaban sus manos eran siempre un hombre y una mujer”.

“Hemos empezado a estudiar la componente inorgánica del diente, que nos permitirá conocer la procedencia geográfica, y además aplicaremos nuevas técnicas para conocer el ADN que nos den más informaciones de ambos, como si podían ser parientes, que es lo más probable”, agregó.

Si se ha necesitado cerca de un año para la extracción de la proteína y su análisis, conocer por qué fueron enterrados juntos será algo más difícil.