Fachada de la nave industrial de la empresa Farma-Química Sur SL. / EFE
Publicidad

Al menos 17 niños de Cantabria, Andalucía y la Comunidad Valenciana padecen hipertricosis —una enfermedad que se caracteriza por el crecimiento de vello por todo el cuerpo— debido a un fallo de la empresa Farma-Química Sur SL, de Málaga, que comercializó minoxidil —un fármaco indicado para la alopecia— en lugar de omeprazol —un protector estomacal—.

Según confirmaron fuentes del Ministerio de Sanidad, diez de los niños afectados, en su mayoría bebés menores de un año, son de Cantabria, cuatro de Andalucía y tres pertenecen a la Comunidad Valenciana.

El pasado julio la Agencia Efe ya avanzó los primeros casos detectados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que ordenó la retirada de farmacias y hospitales de más de una veintena de lotes del supuesto omeprazol que habían sido fabricados por la farmacéutica india Smilax Laboratories Limited.

A principios de agosto, la Fiscalía de Cantabria abrió una investigación y ordenó la práctica de diligencias tras recibir una denuncia por el suministro a bebes del citado crecepelo.

Fue a finales de julio cuando se conoció que las familias de cuatro de los niños afectados, todos ellos menores de un año habían presentado una denuncia penal en los juzgados.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, aseguró que “no existe ninguna posibilidad” de que se produzcan nuevos casos de niños a los que se administre crecepelo en vez del omeprazol porque todos los lotes se retiraron y el laboratorio se paralizó.

Envasado equívoco

Carcedo hizo estas declaraciones tras la reunión del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con colectivos vinculados a la Sanidad.

La ministra, horas antes, indicó que el error que ha dado lugar a que a al menos 17 niños se les haya administrado crecepelo (minoxidil) en vez del protector gástrico omeprazol se produjo en el envasado del producto.

El fallo “parte de un envasado erróneo”, dijo Carcedo a los periodistas, y explicó que la empresa encargada del envasado introdujo minoxidil en un envase “que tenía rotulado omeprazol”.

Los primeros casos, señaló, se conocieron en junio a través del sistema de farmacovigilancia, que es el encargado de detectar anomalías en el uso de cualquier medicamento del sistema sanitario.

Desde el primer momento se sospechó que había algún problema porque el crecimiento de vello por el cuerpo no es un efecto conocido del omeprazol. “Y, efectivamente, tras analizarlo se identificó un producto diferente, minoxidil, que tiene otras indicaciones”, explicó.

Tras esa verificación, se retiraron todos los lotes defectuosos y no hay ninguno a la venta.