Cientos de catalanes se manifestaron tras la detención de los miembros de los Comités de Defensa de la República. / EFE

Uno de los integrantes del Equipo de Respuesta Táctica de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos el lunes se entrevistó con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, apuntaron ayer fuentes de la investigación, que también precisaron que se desconoce el contenido de esa conversación.

Además de este contacto directo, otras fuentes del caso señalaron que uno de los detenidos, Ferrán Jolis, aseguró al juez que le habían dicho que Torra iba a facilitarles la entrada en el parlamento catalán para realizar un encierro el próximo 1 de octubre, cuando se cumplen dos años de la consulta independentista de 2017.

Esas fuentes relataron igualmente que el detenido afirmó además que habían realizado contacto indirecto con responsables de la Generalitat para que se les facilitara la entrada en instituciones para la consecución de sus planes.

Asimismo, recalcaron que estos contactos para lograr ayuda no fueron directos, sino que se realizaban a través de una tercera persona.

Jolis contó que le propusieron hacer la cobertura logística-técnica para mantener las comunicaciones de internet y de los móviles cuando estuvieran dentro del Parlament.

Las fuentes afirmaron que hay indicios de esos contactos y se está investigando lo declarado por Jolis, que formaría parte del núcleo duro del grupo de detenidos, junto con Jordi Ros, Xavier Duch y Eduard Garzón, considerado el cabecilla, de acuerdo a los datos de la investigación.

El juez Manuel García Castellón ordenó el jueves el ingreso en prisión provisional y sin fianza de los siete miembros de los CDR detenidos en la operación ‘Judas’ al considerar que integraban una organización “jerarquizada” que pretendía instaurar la república catalana por “cualquier vía, incluidas las violentas”.

Según los indicios recabados durante un año por la Guardia Civil, podían haber incurrido en los delitos de pertenencia a organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos, según fuentes jurídicas.

A raíz de estos datos, el departamento de Presidencia de la Generalitat afirmó que no da “ninguna credibilidad” a las informaciones que relacionan al presidente catalán, Quim Torra, con los miembros de los CDR.

Filtraciones

De hecho, una portavoz de la consellería declinó hacer cualquier valoración sobre esas revelaciones que apuntan a que uno de los detenidos declaró al juez que le habían dicho que Torra les facilitaría la entrada al Parlament para protagonizar un encierro el próximo 1 de octubre.

La portavoz añadió que desde el departamento de Presidencia no comentan “informaciones de ese tipo, especialmente si provienen de filtraciones”.

De su lado, el líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de los populares catalanes, Alejandro Fernández, afirmaron que es “imprescindible” que se aclare la vinculación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, con los miembros de los CDR detenidos y acusados de terrorismo.

“El independentismo sigue desafiando al Estado de manera gravísima. Es imprescindible que se aclare la vinculación de Torra con los CDR detenidos. ¿Sánchez va a seguir manteniendo sus acuerdos con él allí donde ha entregado el gobierno a los separatistas?”, preguntó Casado a través de su cuenta en Twitter.

El líder del PP catalán recalcó que es “absolutamente incompatible” defender la libertad y la democracia en España y mantener en Cataluña pactos con el separatismo, cuando, como se ha visto en el Parlament, “se está batasunizando” y “ha cruzado un rubicón que no habían cruzado hasta ahora, el de la justificación intelectual de la violencia como instrumento político”.