Quim Torra (c, abajo), recibe a alcaldes que han aprobado mociones de “apoyo a los presos políticos y exiliados”. / EFE
Publicidad

El presidente catalán, Quim Torra, instó ayer a “superar la dinámica de la queja y la lamentación” y aseveró que su “compromiso con volver a ejercer el derecho a la autodeterminación ya no tiene camino de retorno” porque el independentismo está en “un momento clave”.

Así lo dijo en el Palau de la Generalitat, donde recibió a alcaldes de los municipios que han aprobado mociones de apoyo a los “presos políticos y exiliados” y de rechazo a la sentencia del procés convocados por la Asociación Catalana de Municipios (ACM) y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

“El rechazo a la represión y a la sentencia debe ser implacable, pero no es suficiente: Ahora más que nunca no podemos desfallecer porque estamos en un momento clave y sólo juntos tendremos la fuerza suficiente para acabar lo que empezamos”, recalcó ante los representantes locales, entre quienes no se encontraba la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Torra insistió en que el juicio del Tribunal Supremo fue “político” y su sentencia persigue “escarmentar” y enviar un “claro mensaje” disuasorio al soberanismo catalán, tras lo cual aseguró: “Lo volveremos a hacer, tozudamente, con el comportamiento democrático del pueblo de Cataluña”.

Y, para lograrlo, abogó por “superar la dinámica de la queja” y transformarla en “una dinámica positiva, constructiva y tomar la iniciativa”.

Así, después de recoger la moción suscrita por más de 800 ayuntamientos y entes locales y comarcales catalanes, Torra garantizó que, esta vez, el derecho a la autodeterminación “no será frenado ni por la represión, ni por las amenazas de un nuevo 155, ni por las multas, la prisión, las condenas preventivas o por ningún requerimiento del Tribunal Constitucional”.

En su opinión, el apoyo del mundo local supone “una prueba de unidad” y es garantía para “hacer frente a la represión y forzar al Estado a dialogar”, a la vez que sirve “para mostrar al mundo lo que es un Estado democrático sin miedo a la disidencia”.

Torra: “La autodeterminación ya no tiene camino de retorno”
Miles de personas se manifiestan en Barcelona contra la sentencia del procés. / EFE

Asimismo, agradeció la presencia de los alcaldes que acudieron a la capital catalana por ser, dijo, “una prueba fehaciente de la vitalidad de mundo local y de radicalidad democrática” y destacó su papel “al lado de los líderes sociales y del Govern legítimo en la cárcel y el exilio” frente a “una sentencia ignominiosa”.

Minutos antes que Torra, durante la inauguración del acto, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, lamentó que muchos alcaldes “todavía arrastren” las investigaciones a las que se enfrentaron a raíz del referéndum ilegal del 1-O y les pidió “no retroceder”.

“Tenemos que reafirmar nuestro compromiso con el derecho a la autodeterminación”, señaló, antes de negar que exista “un conflicto entre catalanes” y de reafirmar que la democracia “es la mejor manera de resolver problemas políticos”.

Posteriormente, el presidente de la Generalitat afirmó que irá “tan lejos como el pueblo de Cataluña quiera”.

Al llegar a la manifestación contra la sentencia del ‘procés’ que se celebró por la tarde en Barcelona, Torra aseguró que seguirá adelante con el proyecto independentista “por más inhabilitaciones, por más amenazas, por más sentencias y por más prisiones” que haya.

El presidente catalán destacó que toda la gente que se unió a la multitudinaria manifestación en la calle Marina de Barcelona se ha conjurado para seguir adelante hasta ejercer el “derecho a la autodeterminación”.

Torra agradeció a todas las personas que han estado durante las últimas semanas manifestándose “pacíficamente y cívicamente”. Asimismo, defendió el “legítimo” derecho del pueblo catalán a la autodeterminación y a avanzar hacia la independencia de Cataluña.