El director canadiense François Girard (i) y el actor británico Tim Roth en la presentación en San Sebastián. / EFE
Publicidad

El actor británico Tim Roth protagoniza ‘The song of names’, un drama dirigido por François Girard ambientado en la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto que clausuró la Sección Oficial, fuera de concurso, de la 67 edición del Festival Zinemaldia de San Sebastián.

“El holocausto es historia reciente y corremos peligro de repetirlo”, advirtió ayer el intérprete en rueda de prensa, con motivo de la proyección de la cinta, tras la gala de entrega de los galardones del certamen, entre ellos el más importante, la Concha de Oro.

Roth considera que esta película habla de la actualidad porque hay países en los que se está repitiendo, algo con lo que también coincide el productor de la cinta, Robert Lantos, quien hace referencia a los genocidios que se han vivido en África después del holocausto. “La única oportunidad que tenemos es aprender del pasado para no repetirlos, esta es nuestra única motivación”, señaló.

‘The song of names’ cuenta cómo mientras en Europa estalla la Segunda Guerra Mundial, Martin, un niño de nueve años, se encariña de su hermano recién adoptado, Dovidl, un prodigio del violín de su misma edad que acaba de llegar a Londres como refugiado judío de origen polaco. Tiempo después, horas antes de ofrecer su primer concierto a los 21 años, Dovidl desaparece sin dejar rastro, provocando la vergüenza y la ruina de su familia. Años después, un joven violinista muestra a Martin, que ya tiene 56 años, una filigrana estilística que sólo Dovidl podría haberle enseñado.

Un buen guion

Esta película está basada en una novela de Norman Lebrecht, pero en su adaptación hay “personajes ficticios”, tal y como señaló su director, François Girard. “Había que ser fiel, pero entre el libro y el guion hay diferencias estructurales importantes. La esencia está ahí, somos fieles a la esencia del libro”, defendió.

Preguntado acerca de lo que mueve a Tim Roth a la hora de aceptar un guion, el intérprete británico destacó que no tiene “una agenda” y esa, precisamente, es su “agenda”. No obstante, apuntó que lo primero que tiene en cuenta es el guion. “Si no te preocupa pagar el alquiler, el guion es lo primero”, dijo.

Respecto a los temas de la actualidad que le llaman la atención, Roth aseguró que está trabajando en un proyecto en el que aparecen “niños en la frontera entre América y México” y que guarda “reminiscencias” con el Holocausto en lo que se refiere a la “eliminación de personas”, la ausencia de “libertad” o el “rechazo de la simpatía”.

En cuanto a los riesgos de realizar cine independiente, el productor destacó que las salas de cine son hoy “personas que pueden apagar incendios” porque “la gente ya no va a las salas”. “Buscar financiación y distribución es un desafío. No es algo que recomiende a nadie, cualquiera que me pregunte le diré que no se meta en estos líos. Pero yo estoy apegado porque soy un adicto a este trabajo”, dijo.