Teresa Romero continúa estable dentro de la gravedad

Desde el Hospital Carlos III de Madrid niegan que haya sufrido un fallo multiórganico, como apuntaban los sindicatos

1

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del ébola, continúa estable dentro de la gravedad, según informaron fuentes sanitarias a última hora de la tarde de ayer. Así, el estado es el mismo que el del parte sanitario emitido a las 8.45 horas. Desde que el jueves se informara de que la situación clínica de la paciente había empeorado, se hablaba de que su situación podía ser “grave” o incluso “muy crítica”. Desde el Hospital Carlos III de Madrid aclararon que no había sufrido un fallo multiorgánico ni que estaba intubada, como apuntaban los sindicatos.

De las catorce personas ingresadas, la auxiliar de enfermería Teresa Romero es la única contagiada por ébola hasta el momento, mientras que una enfermera de La Paz que atendió a García Viejo está pendiente del resultado del segundo test tras dar el primero negativo, y otras doce personas están en observación al considerarse contactos de riesgo.

Sobre este punto, además de los últimos siete ingresos, están en observación el marido de la contagiada, Javier Limón, la médico del centro de salud y el facultativo de las Urgencias del hospital de Alcorcón que la atendieron, así como un médico procedente del hospital, que también había atendió a la auxiliar de Enfermería, y el jueves por la tarde, el sanitario del Summa.

Asimismo, fuentes sanitarias anunciaron ayer que Teresa Romero finalmente va a ser tratada con el fármaco experimental ZMAPP, que ya ha llegado a España.

Hasta ahora, la paciente estaba siendo tratada con un antiviral y con el suero extraído del plasma de la hermana Paciencia, que superó el virus el pasado mes de agosto y cuya sangre cuenta con anticuerpos del ébola.

El suero ZMAPP fue administrado al primer misionero repatriado a España, el padre Miguel Pajares, que finalmente falleció. El segundo repatriado, el doctor Manuel García Viejo, no pudo recibirlo ya que no estaba disponible.

La delegada del sector de atención primaria de la Asociación de Médicos y Técnicos Superiores (AMYTS), Ana Jiménez, aseguró ayer que, tras incrementarse a 13 el número de personas ingresadas en observación en el hospital Carlos III de Madrid por un posible contagio de ébola tras estar en contacto con la auxiliar de enfermería Teresa Romero, se han realizado “contrataciones temporales”, pero matizó que “se trata de personal auxiliar o de enfermería”.

“No tenemos conocimiento de que se haya contratado a personal facultativo”, afirmó Jiménez quien también manifestó que compañeros suyos le han indicado “sin tapujos su terror” de tener que enfrentarse a un paciente con ébola, ya que como señaló la delegada de AMITS existe “la posibilidad de no estar capacitado”.