Sitges abre su 52 edición con una historia de terror de Stephen King

‘En la hierba alta’, del director Vincenzo Natali, lleva a la pantalla una obra el mítico escritor

18
Patrick Wilson posa durante la presentación de la película ‘In the tall grass’. / efe
Publicidad

El Festival de Cine Fantástico de Sitges abrió ayer por la noche su 52 edición con ‘En la hierba alta’, una historia clásica de terror basada en una obra del escritor del género por antonomasia, Stephen King, y firmada por Vincenzo Natali.

“He crecido leyendo las historias de Stephen King y quería rendir tributo a sus historias, pero una buena adaptación no tiene por qué ser fiel a la historia o la novela, es más bien una inspiración para hacer el guión de la película”, dijo el director ayer en rueda de prensa.

Ha confesado Natali que le gusta “torturar a los actores” cuando se le preguntó por el rodaje en un campo lleno de hierba alta, en el que incluso se perdía el equipo de grabación, y siente que “las películas de ciencia ficción y terror son una metáfora de nuestras vidas y es como me siento yo, atrapado en el tiempo”.

En tiempos en los que el mundo clama contra la crisis climática y Donald Trump encabeza la pléyade de negacionistas, Natali adapta una historia de Stephen King que tiene como metáfora de trasfondo la venganza de la naturaleza contra los humanos, en este caso en forma de campo con hierba alta.

Aunque el director sólo reconoce la japonesa ‘Onibaba’ (1964), resuenan en la pantalla los ecos de películas como ‘Señales’ de M. Night Shyamalan, o la mítica escena de Cary Grant en el maizal de ‘Con la muerte en los talones’ de Hitchcock.

Uno de los elementos más determinantes de la película, que tendrá su estreno en Netflix, es el sonido, para el director “tan importante como la música de la banda sonora”, porque “el público tiene que sentir esa sensación de estar perdido en los campos de hierba y el sonido juega un papel primordial, instrumental”.

Para Vincenzo Natali, “Stephen King es el padre del terror moderno, porque ha situado el terror en el mundo cotidiano”.

En un tono irónico, el director atribuyó a Donald Trump que los espectadores se acerquen cada vez más el género de terror.

El actor Patrick Wilson, a quien el director reservó un papel maléfico en esta película y que esta noche recibe el premio Máquina del Tiempo en reconocimiento a su trayectoria en el género, dijo en la misma presentación que también él creció con las historias de Stephen King a través de las películas que adaptaron sus libros y “ahora es un honor formar parte de su universo, como si fuera una especie de rito que tenía que superar”.

Sobre su personaje, Wilson dijo: “me ha encantado estar en los zapatos llenos de barro y de sangre de Ross, me ha gustado su humor, cierto carisma y que es peligroso, y eso es lo que busco en la mayoría de personajes que interpreto en el género de terror”.

Wilson, que participó a lo largo de su carrera en filmes como la saga de ‘Expediente Warren’, ‘Hard Candy’, ‘Aquaman’, ‘Watchmen’, ‘Morning Glory’ o la segunda temporada de la serie ‘Fargo’, aseguró que nunca escoge a los personajes por si son buenos o malos.

“Me fascina que todos tenemos esa bondad y esa maldad y tengo una frase fetiche que siempre recuerdo al público: No me importa si os gusta o no el personaje, me importa que se quede con vosotros, que os haga sentir cosas”, manifestó el actor.

Wilson se refirió también a la actualidad cuando ha comentado que ve la crisis de nuestra sociedad “a través de los ojos de mis hijos” y ha añadido: “Entramos en crisis cuando dejamos de comprender nuestro lugar en el mundo, cuando dejamos de cuidarnos los unos a los otros, y también al medio ambiente”.