Seis meses de un juicio dominado por la controversia y las contradicciones

Desde su inicio en el mes de noviembre, han declarado un total de 34 acusados y 38 testigos

51
Rodrigo Rato junto al resto de acusados en la primera sesión del juicio por la salida a Bolsa de Bankia. / Efe
Publicidad

Hoy se cumplen seis meses del comienzo del juicio por la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011, que sentó en el banquillo al expresidente de la entidad Rodrigo Rato y a una treintena de directivos por presunta estafa a los inversores.

Aquel 26 de noviembre Rodrigo Rato salía por primera vez de la madrileña cárcel de Soto del Real, en la que había ingresado un mes antes para cumplir cuatro años y medio de prisión por el uso de tarjetas ‘black’ de Caja Madrid.

Desde ese día se celebraron 43 sesiones del juicio, que estuvo interrumpido tras finalizar la sesión del 9 de enero, por la baja médica de la fiscal Carmen Launa, hasta el 4 de febrero, día en que concluyó el interrogatorio de Rato por parte del fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, y se volvió a suspender hasta el 18 de febrero.

Hasta el momento declararon los 34 acusados (31 personas físicas y tres jurídicas: Bankia, BFA y Deloitte), y 38 testigos, a partir del 20 de marzo; a esto hay que añadir los cuestionarios remitidos a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Chirstine Lagarde, y a la que fuera directora adjunta del Departamento de Mercados Monetarios del FMI Ceyla Pazarbasioglu.

El juicio desveló numerosas contradicciones y controversias entre acusados y testigos, entre sí y consigo mismos, a la espera de que en la fase pericial los técnicos aclaren si la entidad tenía suficientes provisiones y las consignó correctamente, cuál era el grado de deterioro de sus activos inmobiliarios y si era o no viable.

Nuevas sesiones

A partir de mañana, y hasta el 11 de junio están citados 47 testigos, de los que 18 son afectados, y la sección cuarta de la Sala de lo Penal que preside la juez Ángela Murillo ya ha habilitado sesiones para el mes de septiembre, para tratar de dilucidar si hubo irregularidades en la salida a Bolsa.

La fiscalía Anticorrupción acusa de momento sólo a los cuatro administradores: Rato, para el que pide cinco años de prisión por presunta estafa a inversores; el exvicepresidente José Luis Olivas (cuatro años de prisión); el exconsejero José Manuel Fernández Norniella (tres años), y el ex consejero delegado Francisco Verdú (dos años y siete meses).

Pero en la primera sesión la fiscalía señaló que se reserva la posibilidad de modificar sus conclusiones provisionales y añadir falsedad contable al delito de estafa a los inversores, acusación que podría ampliar al resto de acusados.

A esta treintena de exconsejeros y exdirectivos de la entidad, así como a BFA, la propia Bankia, la auditora Deloitte y el socio auditor, Francisco Celma, son únicamente las acusaciones particulares y populares, que piden para ellos hasta doce años de prisión, las que les atribuyen falsedad contable, penada con entre uno y tres años de cárcel.

La instrucción se inició en 2012, después de que UPyD presentara en junio de ese año la primera querella por estafa, apropiación indebida y falsedad contable contra 35 directivos y consejeros, a los que acusó de ocultar la situación patrimonial de la entidad para “recabar varios miles de millones de euros”.

En estos seis meses desfiló por la sede la flor y nata del sector financiero, incluido el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y los expresidentes de CaixaBank Isidro Fainé y BBVA Francisco González.

También, los exgobernadores del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Luis Linde, y el expresidente de la CNMV Julio Segura; su número dos y exsubgobernador del Banco de España Fernando Restoy, declaró por videoconferencia desde Basilea, lo mismo que ocurrió con el exministro de Economía Luis de Guindos, que hizo lo propio desde Fráncfort.

En las próximas semanas tendrán que declarar las expresidentas del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) Ana Martínez-Pina, y de la CNMV Elvira Rodríguez, así como el ex director general del FROB Antonio Carrascosa; el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, y el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB) y ex director general de Regulación del Banco de España, José María Roldán.

Ocho años después del salto al parqué, se devolvieron ya casi 1.900 millones de euros a 225.100 cuentas inversoras, tal y como explicó el abogado de Bankia al comienzo del juicio.