Sara Baras: “El tema del purismo es cosa de generaciones pasadas”

La bailaora, que está presentando su espectáculo ‘Sombras’ en Londres, defiende a Rosalía y asegura que la libertad de un artista permite la creación de ‘shows’ “diferentes y nuevos”

La bailaora Sara Baras, durante una reciente actuación en Madrid. / EFE

La eterna disputa entre puristas y los que no lo son tanto en el mundo del flamenco le suena a agua pasada a la bailaora Sara Baras (España, 1971), uno de sus grandes referentes, que reivindica que, ante todo, el arte tiene que ser “libre”.

Sobre el escenario del teatro Sadler’s Wells de Londres, donde el martes inauguró la decimosexta edición del Festival Flamenco de la capital británica, Baras zanja ese debate perenne que atribuye a “generaciones pasadas”.

Para la ganadora del premio Nacional de Danza de España en 2003, lo que “manda hoy en día” es “el respeto a la tradición” pero que el artista pueda “mostrarse tal y como es”, lo que propicia la creación de cosas “diferentes y nuevas”. “Siempre que sea bueno, con calidad y sentido, yo creo que todo el mundo lo acepta”, señala la bailaora, a la que el haber llagado a lo más alto no le ha restado un ápice de cercanía y de gracia gaditana.

Interrogada sobre el polémico tema de la apropiación cultural, que tanto ha salpicado últimamente a la cantante Rosalía, Baras se muestra en esa misma línea, poniendo el acento en “la libertad” y aplaudiendo el “maravilloso” arte de la catalana.

El hipnótico taconeo de la bailaora, acompañada sobre las tablas de su compañía Ballet Flamenco Sara Baras, puso en pie en más de una ocasión al público que asistió a la inauguración del festival, el más grande de su categoría fuera de España.

“Para mi Londres es muy especial. Esta tierra siempre me ha tratado fenomenal y me hace mucha ilusión volver porque creo que estamos en el mejor momento de la compañía”, asegura.

‘Sombras’ es el espectáculo que presentó por primera vez en Reino Unido y que repetirá a lo largo de toda esta semana, un ‘show’ concebido para celebrar las dos décadas de la compañía sobre los escenarios.

“Yo diría que ‘Sombras’ es un espectáculo para todo tipo de públicos, no hace falta diferenciar una segrilla de una soleá, hace falta dejarse llevar”, explica.

Baras remarca que se trata de una puesta en escena muy “colorida y alegre” y, aunque hay “momentos profundos”, no hay “tristeza” porque ‘Sombras’ es “una celebración” de todo el aprendizaje de los últimos veinte años.

La representación tiene una cuidada puesta en escena donde los dibujos de Andrés Mérida juegan un papel protagonista, aunque sin hacer sombra al baile y al cante, los dos ejes sobre los que se sostiene todo.