Sánchez se compromete a someterse a una moción de confianza si es investido presidente

0

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se comprometió ayer a someterse en dos años a una cuestión de confianza si tiene “el honor” de ser elegido presidente del Gobierno tras las elecciones generales del próximo 26 de junio. Así lo anunció durante la presentación del documento de 18 folios que contiene los ‘Compromisos del PSOE para un SÍ al Gobierno del cambio’, un acto en el que estuvo acompañado por su Gobierno en la sombra, esto es, el equipo con el que aspira a gobernar el país.

En ese sentido, Sánchez subrayó que si algo ha demostrado en los últimos cinco meses ha sido que es un político que “hace lo que dice” y “cumple con su palabra”. “Yo voy en serio. Nuestro objetivos son ambiciosos, pero realistas y nuestros compromisos son firmes”, enfatizó el líder socialista, incidiendo que en su partido no va a hacer promesas “imposibles” ni a “mentir” a los españoles.

En este contexto, presentó como “la mayor garantía” de que los socialistas cumplirán sus objetivos su compromiso de someterse a una cuestión de confianza a mitad de mandato si logra ser investido presidente del Gobierno para “rendir cuentas” ante los españoles y demostrarles, según sus palabras, que “el PSOE, en efecto, cumple y cumplirá con los objetivos que se ha marcado” para los próximos cuatro años. Según destacó, el próximo 26 de junio supone “una suerte de plebiscito” a favor del “cambio”, un cambio que no llegará “perpetuando” a Mariano Rajoy en el poder porque el único camino posible es que gane el PSOE, dijo.

Por tanto, insistió en el que la próxima cita con las urnas supone “una nueva oportunidad” de “cambiar las cosas en España”, algo que no sólo es “urgente” sino “necesario” para “romper” la coalición por el “bloqueo” y “abrir las puertas” al cambio. Y es que, según defendió, el PSOE tiene las herramientas para hacer frente a la “encrucijada” en la que a su juicio se encuentra España y a los diferentes desafíos que se plantean, entre los que citó la necesidad de que haya una recuperación económica “justa”, de que el empleo no sólo llegue a quienes “sufren” el paro, de luchar contra la desigualdad y la pobreza, de culminar el Estado federal y de regenerar la vida democrática.

En cuanto a la batería de compromisos que los socialistas se han fijado para la próxima legislatura, se encuentra el proyecto de poner en marcha en el plazo de tres meses un plan de “lucha implacable” contra la corrupción a través de penas más elevadas para quienes la cometan. Asimismo, el PSOE ha puesto fecha a buena parte de las medidas más importantes que incluye en su programa, como la decisión de aprobar una reforma fiscal en seis meses, crear un ingreso mínimo vital en cuatro meses, crear en un año un “recargo de solidaridad” para pagar pensiones o subir de manera “inmediata” el Salario Mínimo Interprofesional en un cuatro por ciento.

Por otro lado, entre las medidas presentadas, Sánchez también destacó la defensa de una sanidad pública, comprometiéndose así a restituir su universalidad y a revisar el copago de medicamentos. Asimismo, prometió que en seis meses se realizará una rebaja del IVA cultural así como la creación de un Estatuto del Artista más a largo plazo. Finalmente, el líder socialista prometió el establecimiento de un permiso de paternidad de igual duración al de maternidad. Además, planteó negociar con Europa un nuevo calendario para cumplir con el Plan de Estabilidad durante la legislatura.