Sánchez se presenta como garantía de estabilidad frente a las derechas

El presidente del Gobierno en funciones llama a la movilización y sitúa la cita electoral como una oportunidad para ofrecer un gran proyecto ante sus adversarios, que considera PP y Cs

15

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, llamó ayer a la movilización de militantes y simpatizantes ante el 10N y, prácticamente, redujo sus adversarios a dos, PP y Cs, a los que cuestionó el proyecto político que puedan ofrecer cuando son “residuales en buena parte del territorio”.

En una intervención ante el Comité Federal, máximo órgano de decisión entre congresos, Sánchez comenzó una nueva fase de la campaña y situó el 10N como “una oportunidad” en la que el PSOE se presenta como “la izquierda cabal” que ofrece un proyecto “en positivo, con los pies en el suelo” y con un recorrido de cuatro años, “no un proyecto de investidura”.

Ante los dos centenares de asistentes al Comité Federal, que marcó la estrategia de campaña para el 10N, Sánchez se refirió a la “estabilidad” que da el PSOE ante retos como el brexit, la ralentización económica y la sentencia del ‘procés’.

Y más que sobre la sentencia, sobre Cataluña, Sánchez exigió al Govern y a los separatistas que condenen “cualquier tipo de violencia” de cualquier “grupúsculo independentista” porque aún están a tiempo de evitar “mayores errores” y deben rectificar y volver a la legalidad.

El presidente del Gobierno en funciones aseguró que el movimiento independentista catalán “ha fracasado y su naufragio es total” tras haber llevado a la sociedad catalana a “un callejón sin salida”, por lo que les pidió que dejen de “engañar”.

“A los que busquen bronca o mal rollo se la dejamos todo y a los que busquen confrontación o destrucción, se la regalamos”, aseveró el líder socialista.

Sánchez insistió en que el proyecto político del PSOE es “en positivo” para liderar una alternativa a la parálisis y ofrecer “certidumbre y estabilidad”. Y, en su opinión, el 10N es una mera disyuntiva entre “retroceso y avance”.

“Nosotros no debemos virar hacia ningún lado porque somos lo que somos: la izquierda responsable y transformadora, capaz de tender la mano”, señaló y aunque, admitió que “somos la izquierda que sueña, no prometemos nada imposible”.

Ejecutivo cabal

Sánchez no hizo referencias explícitas a Unidas Podemos si bien situó al PSOE como el gobierno de “izquierda cabal” y la única mención a la nueva candidatura de Íñigo Errejón fue constatar la “abundancia de ofertas” para estas elecciones.

En el transcurso del Comité, a puerta cerrada, los líderes territoriales y dirigentes socialistas, que intervinieron, ampliaron el abanico de adversarios políticos e incluyeron a Vox. “Nuestro adversario es la derecha, las tres derechas, no Unidas Podemos”, coincidieron.

En su réplica, igual que en su intervención de apertura, Sánchez evocó el tema de la exhumación de Franco y puso en valor todas las palabras de los dirigentes territoriales que le han agradecido que no haya aceptado ser investido presidente a cualquier precio.

Por tanto, apoyo unánime del Comité Federal a Sánchez que se pone en marcha para el 10N, en una nueva fase que el líder socialista inicia en la jornada de hoy en la Fiesta de la Rosa que el PSC celebra todos los años en la Pineda de Gavá, el área metropolitana de Barcelona.