Sánchez pide a Podemos “un paso al frente” para facilitar la investidura

El presidente reclama al partido evitar el “riesgo cierto” de afrontar unas nuevas elecciones

10
El presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, en su intervención en el Consejo de Política Municipal. / efe
Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pidió ayer a Unidas Podemos que asuma su resultado electoral y dé “un paso al frente” para facilitar la investidura y evitar el “riesgo cierto” de nuevas elecciones, de manera que se ponga en marcha un Gobierno de corte progresista.

En Toledo, ante el Consejo de Política Municipal del PSOE, Sánchez esgrimió los logros en política económica y social y en materia de igualdad conseguidos desde la moción de censura gracias al apoyo parlamentario externo de la formación morada para defender el mantenimiento de un Gobierno monocolor del PSOE.

“Si con 151 escaños fuimos capaces de hacer lo que hicimos en doce meses, con 165 ¿qué no podremos hacer?, ¿qué justifica que estemos bloqueados como estamos bloqueados?”, se preguntó el líder socialista, quien invitó a Unidas Podemos a seguir trabajando conjuntamente “ahora que se dice que efectivamente existe un riesgo cierto de que el próximo 10 de noviembre haya elecciones”.

“Tenemos los escaños, tenemos el programa común progresista y lo único que necesitamos, y es a lo que invito a Unidas Podemos, es a que dé un paso al frente, a que desbloquee y tengamos una investidura para una legislatura progresista y un Gobierno progresista”, proclamó en su discurso.

Con ello, prosiguió, se podrían acometer las “muchas cosas que tenemos que hacer” en materia de empleo, en favor de la igualdad, para avanzar en transición ecológica o en financiación autonómica y local y a las que, ha advertido, ya “llegamos tarde”.

El líder socialista dibujó así un escenario en el que el 10 de noviembre no sea día de elecciones y los españoles puedan ver a PSOE y Unidas Podemos “trabajando” en tareas como la derogación de la reforma laboral, la dotación de más recursos contra la violencia de género, la supresión de la Lomce por un nuevo pacto educativo o la regulación de la muerte digna y la eutanasia.

Ello sería posible, recalcó, gracias a un ejercicio de “responsabilidad” por parte de la formación morada, descontado que no puede esperar “nada” de la derecha, a la que pidió la “abstención técnica” para evitar nuevas elecciones y a la que acusa de “deslealtad institucional” porque prefiere votar junto a los independentistas antes que dejar gobernar al PSOE.

Según su diagnóstico, el bloqueo político se debe a que los partidos no han asumido “su responsabilidad ni su resultado electoral”, salvo el PSOE, que sí admite, subrayó, “compartir programa” con otras fuerzas.

Una idea que transmitió a un auditorio formado por alcaldes, concejales y cargos municipales del PSOE ante quienes también compareció la secretaria de Política Municipal del partido, Susana Sumelzo, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y el presidente de la FEMP, Abel Caballero.

Sus intervenciones, marcadas por la defensa del compromiso municipalista del PSOE y en las que han hecho especial hincapié en los 22.000 concejales y más de 2.500 alcaldes con que cuenta el partido.