Pedro Sánchez durante su intervención en el mitin socialista en Alcorcón. / EFE
Publicidad

El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, pidió ayer que el 10N se concentre el voto en el PSOE, al que presentó como “la única opción política” que puede garantizar el desbloqueo y conseguir que en el mes de diciembre haya “un gobierno viable”.

En un acto de precampaña en la localidad de Alcorcón, el primero en la Comunidad de Madrid, Sánchez pidió a militantes y simpatizantes del PSOE “un esfuerzo más”. Y ofreció un plan capaz de resolver “el bloqueo” que contempla pactos de Estado para asegurar la integridad territorial, las pensiones y futuras investiduras, acordando con los partidos que si un candidato no tiene mayoría absoluta gobierne el que tenga más votos, siguiendo el modelo de País Vasco y Asturias.

Si gana las elecciones el 10N, Sánchez aseguró que en 48 horas hará propuestas a todas las formaciones políticas.

“Si tenemos una mayoría suficiente el 10 de noviembre habrá gobierno en diciembre, pediremos al presidente del Congreso que no haya vacaciones parlamentarias en diciembre y en enero porque tenemos que aprobar el techo de gasto, presentar los presupuestos generales del Estado en el primer trimestre del año”, aseguró el jefe del Ejecutivo.

En el primer semestre de 2020, Sánchez se comprometió a aprobar la nueva ley educativa que derogará la LOMCE; la ley de cambio climático; la ley de protección contra la violencia infantil y todo lo que tiene que ver con la violencia de género.

El próximo año —afirmó— se derogarán los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP, se aprobará una reforma del Código Penal “para que todo lo que no sea un ‘sí’, sea un ‘no’” y se impulsará una nueva ley de formación profesional.

“No tenemos tiempo que perder” dijo el presidente en funciones, que recordó que España tiene ante sí “grandes desafíos” pero también “grandes amenazas”, como el enfriamiento de la economía, el brexit o el independentismo catalán “que ya veremos en qué se sustancia las próximas semanas”.

En su intervención en el Teatro Buero Vallejo, ante un aforo de 1.500 personas, Sánchez desvinculó al PSOE de pactos con Cs o de grandes coaliciones con el PP. A los de Albert Rivera, reprochó que “no saben dónde están” pero, además, les acusó de “apuntalar al PP y abrazarse con la ultraderecha”.

Sin fingir

Al PP, por su parte, le recriminó que pacte con aquellos “que descalifican y vilipendian el buen nombre de las trece rosas”.

“Sabemos quienes somos, de dónde venimos y adonde queremos ir. Tenemos proyectos, ideas y equipos, somos la izquierda moderada, el socialismo democrático y no tenemos que mirar a izquierda ni a derecha, ni fingir nada”, señaló Sánchez, que insistió en ofrecer al PSOE como único partido de gobierno.

El líder socialista también se refirió a la exhumación de los restos de Franco, que consideró un “triunfo de la democracia”, si bien el auditorio del Buero Vallejo le gritó que la victoria era solo suya.

A estos gritos, Sánchez admitió que los socialistas han sido “cabezotas, y mucha gente va a sentirse muy aliviada” porque la exhumación es un “hito” y fortalece la democracia española.

El jefe del Ejecutivo descartó que haya electoralismo en la exhumación y afirmó que si por él hubiera sido “Franco habría salido el primer mes después de la moción de censura”.

Pero este, dijo, es un Estado de derecho y garantista y ha habido que esperar al fin de todos los recursos y contrarrecursos.