El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), recibe al líder del PP, Pablo Casado, en el Palacio de La Moncloa. / EFE
Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a última hora de la tarde al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para que condene “sin excusas y sin paliativos” el uso de la violencia y deje de ocultarse “tras cortinas de fuego”.

En una declaración institucional pronunciada en Moncloa tras reunirse con los líderes de Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos, el jefe del Ejecutivo aseguró que los ciudadanos en Cataluña “tienen el derecho a vivir en paz” y eso “es incompatible con la actitud de los grupos violentos”.

Las primeras palabras del presidente del Gobierno en funciones fueron de reconocimiento a la “extraordinaria profesionalidad” con que Policía, Guardia Civil y Mossos d’Esquadra están actuando para proteger los derechos y libertades de los ciudadanos.

Así, destacó que la gran coordinación entre los cuerpos estatales y los autonómicos “es la mejor respuesta a los extremistas violentos”.

De esta forma, defendió el derecho de los ciudadanos a manifestarse de forma pacífica y lo contrapuso al despliegue de grupos violentos organizados decididos a amedrentar la convivencia. Así, aseguró que el Ejecutivo no tiene “nada que objetar” a los que se manifiestan en paz, pero ante los actos violentos, “el Gobierno reitera que no va a consentir que la violencia se imponga a la convivencia”.

El líder socialista aseguró que su gabinete actúa con todos los mecanismos del Estado para asegurar los derechos de los ciudadanos y el mantenimiento del orden y hará frente a las personas aisladas y grupos que actúan contra otras personas, así como contra bienes privados y públicos.

Réplica

Con todo, Sánchez defendió con determinación y trasladó a la sociedad catalana, y al resto de españoles, que el Gobierno “considera todos los escenarios” y responderá siguiendo tres preceptos: firmeza democrática como garante de la convivencia, unidad de los partidos políticos dispuestos a defender el orden constitucional y proporcionalidad de la respuesta al desafío para no caer en provocaciones.

Tras recalcar que esas tres premisas fueron las que trasladó en sus encuentros a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias, el presidente del Gobierno lanzó un llamamiento a Quim Torra.

Tanto al presidente catalán como a los miembros de su Ejecutivo, Sánchez les reclamó que “tienen el deber político y moral de condenar sin excusa y sin paliativos, con claridad y determinación, el uso de la violencia en Cataluña”. Defendiendo el derecho de los catalanes a vivir en paz, agregó “ningún gobernante puede tapar su fracaso con cortinas de humo y fuego”.

En cuanto a la plataforma Tsunami Democratic, la cual está organizando las movilizaciones, aseguró que cuentan con información, sin revelar detalles de la investigación.

Finalmente el jefe del Ejecutivo aseguró que “Torra gobierna cada vez más para un radicalismo” por lo que es necesario un diálogo que venga de la ley.

PP, Cs y Podemos

En su encuentro con Sánchez, el líder del PP, Pablo Casado, le reclamó que el Consejo de Ministros de mañana envíe al president catalán un “requerimiento” para que cumpla sus “obligaciones constitucionales y legales” por si es necesario aplicar el 155.

Se trata de un paso previo para poner en marcha el mecanismo de este artículo constitucional, según explicó Casado, y estar “preparados” para activarlo si Torra se niega acatar el requerimiento que pueda hacerle el Gobierno y el que ya le ha enviado el Tribunal Constitucional para que respete la ley.

También reclamó a Sánchez que rompa de inmediato con ERC y PDeCAT los acuerdos que tiene a nivel local, y ha planteado que la Fiscalía “tiene que actuar” contra Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent, por “incitar al desorden público y la desobediencia”, así como contra los CDR y el Tsunami Democratic.

Por su parte, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, aseguró que apoyará al Gobierno en aquellas medidas que incidan en la “desinflamación” y el “diálogo” en Cataluña y ha considerado que tendrá que ser el PSOE quien aclare si “está con Casado y Rivera” o en otro camino.

En su comparecencia, Iglesias dijo tener la impresión de que el Gobierno “no tiene prevista tomar ninguna medida de excepcionalidad” en Cataluña.

Asimismo, Iglesias se reafirmó en su opinión de que la aplicación del 155 no sirvió para resolver el conflicto en Cataluña y apostó la reconciliación a través del diálogo entre los distintos partidos, en lugar de dejarse llevar en momentos como este “por bajas pasiones”.

Finalmente, el líder de Cs, Albert Rivera, urgió a Sánchez a que aplique en Cataluña el artículo 155 “de verdad” para poder también cesar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y le aseguró su lealtad decida lo que decida, aunque no aplique lo que él quiere. Así, aseguró que lo prioritario es garantizar la convivencia.