Salgado advierte de que el empleo seguirá en horas bajas hasta 2011

La vicepresidenta segunda del Gobierno y titular de Economía manifiesta que «la crisis está tocando fondo», pero admite que la situación laboral tardará otros dos años en recuperarse

La vicepresidenta segunda del Gobierno y titular de Economía y Hacienda, Elena Salgado, concedió ayer una entrevista a un rotativo nacional donde reflejó sus impresiones y sus augurios de cara al futuro económico de España, así como de la situación financiera que los tiempos de recesión delimitan. En este sentido, la titular aseguró que esta crisis «está tocando fondo», aunque admitió que el empleo tardará más en recuperarse y seguirá evolucionando a la baja «probablemente» hasta el 2011.

Estas son algunas de las predicciones de la ministra de Economía en base a la fase actual que vivimos. Salgado afirmó que España está llegando a una situación de estabilidad que permitirá crear la base para crecer en el futuro.

«Ahora seguiremos decreciendo, pero a una velocidad muchísimo menor», comentó, tras confiar en registrar crecimientos «muy débiles» a finales de 2009 o principios de 2010 y crecer «más rápidamente» a partir de 2011.

Según explicó, este año se han llevado a cabo muchos proyectos para poner en marcha estímulos fiscales. Estas iniciativas, apuntó, se irán retirando progresivamente en el año 2010, si bien no especificó si la deducción de 400 euros en el IRPF será una de las medidas que se suprimirán el ejercicio que viene. «A la hora de elaborar los Presupuestos de 2010 evaluaremos las cuestiones y actuaremos en consecuencia», subrayó. La ministra se refirió también a uno de los temas que más críticas ha suscitado desde su puesta en marcha: la subida de impuestos del tabaco y de los hidrocarburos. En este sentido, Salgado apuntó que en lo que queda de año no habrá más incrementos, aunque recordó la necesidad de cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que obliga a España a reducir el déficit a cifras inferiores al 3% lo antes posible, y la importancia de poder contar con los recursos suficientes para mantener la protección social de los desempleados en un momento como el actual.

Por otro lado, la política quiso garantizar la seguridad del ciudadano de a pie que sufre en primera persona los estragos de la crisis económica, y señaló que «somos un Gobierno socialista y, por tanto, no vamos a dejar personas completamente desprotegidas».

En este sentido, Salgado echó la vista atrás para recordar que el PSOE trabaja con los agentes sociales en un nuevo tipo de prestación social temporal y ligada a la formación y confiar en llegar a acuerdos en este sentido.

Por último, la vicepresidenta económica aseguró que la situación «está mejorando», si bien matizó que aún no es la deseada por el Ejecutivo debido a que las entidades bancarias están siendo «demasiado prudentes» a pesar de la liquidez que han recibido. En su opinión, «lo que hace falta es que se traduzca en más crédito».