-El presidente de Cs, Albert Rivera, durante su rueda de prensa. / EFE
Publicidad

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, planteó ayer por teléfono al presidente del PP, Pablo Casado, una abstención conjunta a la investidura de Pedro Sánchez, en base a tres compromisos “con España y los españoles”.

“Si Sánchez dice sí a un gobierno constitucionalista en Navarra, sí al respeto a las sentencias del procés y a no indultar a los condenados y se compromete con la economía”, aseguró Rivera en una rueda de prensa en la sede nacional, Ciudadanos está dispuesto a desbloquear la investidura.

Por la tarde se vió con Casado en el Congreso para hablarlo con el presidente popular y dar una solución a la “situación límite” que cree que vive el país a 36 horas “de que se disuelva ‘de facto’ la legislatura”, dijo Rivera ante la finalización de esta nueva ronda de consultas del Rey esta tarde.

Rivera dejó claro que Sánchez tiene que cumplir los tres requisitos para contar con la abstención que quiere acordar con Casado: En primer lugar dijoque el PSOE tiene que “romper su pacto en Navarra con Otegi”, en alusión a la abstención de EH Bildu que posibilitó el Ejecutivo del PSN, Geroa Bai y Podemos en la comunidad foral, y abrir una negociación para que gobierne Navarra Suma (UPN,PP y Cs).

La segunda condición es que Sánchez se siente a “planificar la eventualidad de la aplicación del 155” en Cataluña si el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desacata las sentencias del ‘procés’ y además se compromete a no indultar a los políticos que sean condenados.

El tercer requisito que tendría que asumir Sánchez es comprometerse con que no habrá subida de impuestos en los Presupuestos ni cargas adicionales a los autónomos.

Estas tres condiciones no suponen en ningún caso un acuerdo de legislatura sino que es una medida para no repetir las elecciones y que el país se ponga en marcha, han aclarado fuentes de la formación naranja, que han dicho que tanto los Presupuestos como cualquier otra iniciativa legislativa del PSOE estarán sujetos a lo que considere Cs en cada momento.

Este giro que ha dado la dirección naranja es el que exigían públicamente algunos dirigentes de la formación que se han marchado del partido, como Toni Roldán, Javier Nart o Paco de la Torre, que querían abrir una vía de dialogo con Sánchez para desbloquear la situación y ser parte de la solución.

Compromiso de futuro

El jefe de la delegación europea de Cs, Luis Garicano, que también estaba alineado en esa postura como lo estaba el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ha felicitado a Rivera a través de su cuenta de Twitter, afirmando que Cs “ha sido y es el partido responsable y comprometido con el futuro de nuestro país”.

Con esta oferta de última hora que Rivera pone sobre la mesa, el partido naranja emplaza también al PP a que mueva ficha: “He llamado a Casado y le he dicho que España se merece una oposición que esté a la altura y me ha contestado que lo va a estudiar”, aseguró.

A juicio de Rivera, las tres condiciones “son asumibles” por parte de Sánchez y aprovechó para señalar que si el presidente les está viendo “desde algún lugar, desde algún helicóptero” y da el visto bueno, se evitará volver a las urnas, lo que ahorraría a los españoles 175 millones de euros. “No soy exagerado si digo que este país está al límite”, insistió Rivera.