Los agentes de la Guardia Civil se dirigen a los juzgados de Vélez-Málaga. / EFE
Publicidad

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de la localidad malagueña de Vélez-Málaga, con competencia en Violencia sobre la Mujer, ratificó la prisión provisional acordada el pasado sábado para el novio de Dana Leonte, desaparecida en junio de este año en Arenas (Málaga), quien se acogió a su derecho a no declarar y solo insistió en que es inocente. El investigado fue trasladado ayer a los juzgados, en este caso para comparecer ante el que va a llevar la causa. Tanto el fiscal como la acusación particular, en representación de la familia de Dana, pidieron que se ratifique la prisión por no haber cambiado las circunstancias por las que se acordó. Por contra, la defensa se opuso al mantenimiento de la prisión por falta de indicios.

En un auto, al que tuvieron acceso los medios, se señaló que no se ha producido cambio en los motivos por los que se acordó la prisión, que eran, en concreto, la gravedad de los hechos y evitar la ocultación de pruebas, recordando en este sentido la jueza en su resolución de este viernes que “el cuerpo aún no ha aparecido en su integridad, ni las pertenencias de la misma ni siquiera su mascota”.

Además, se indicó que hay que tener en cuenta para ratificar la prisión “el riesgo de reiteración delictiva”, apuntando que el hombre fue investigado por delitos relacionados con la violencia de género; así como la alarma social generada, al ser Arenas “una pequeña localidad” y también el riesgo de fuga ante la pena que podría imponérsele.

Asimismo, coincidió con la anterior decisión en que los hechos podrían tratarse de un presunto delito de homicidio, apuntando que “existen motivos bastantes o indicios objetivos para creer responsable” del mismo al investigado, según se desprende de las investigaciones realizadas hasta ahora. El abogado de la familia de Dana, Marcos García Montes, relató a los periodistas que el detenido, pese a negarse a responder a las preguntas de la jueza, sí ha hablado para volver a declarar que es inocente. El letrado reconoció que el investigado “está en su derecho” de proclamar su inocencia, pero dejó claro que la familia y su defensa “también tienen el derecho de decir que nosotros creemos que es el asesino”.

En este sentido, García Montes indicó que, según su criterio “y respetando la presunción de inocencia”, existen en las diligencias “23 indicios demoledores para que un jurado le pueda condenar”, entre los que destacó la presencia de un cabello incrustado en un palo, objeto con el que podría haberse producido el crimen.

Muestras de sangre

“El abogado defensor hizo mucho hincapié en que las muestras de sangre no existían, pero se le olvidó que hay un palo con un cabello incrustado, eso quiere decir consecuencia de un golpe, además de indicios como que la propia hija dice que su padre paró y tiró unas botas en un contenedor y otros muchos más que hay en el procedimiento”, dijo.

García Montes precisó que, una vez ratificado el auto de prisión, “empezaremos, supongo, las diligencias de investigación”, en relación con las cuales avanzó que tiene constancia de que “la Guardia Civil está llevando a cabo unas diligencias ampliatorias” y que “sigue investigando muchos más puntos”. Además, no descartó la posibilidad de que haya más de una persona implicada en la desaparición de Dana y afirmó que “desde luego, después del crimen ha habido personas que han encubierto; al ser familia, todos sabemos que aunque es un delito, queda impune y es lo que ahora la Policía está investigando, pues ha habido actuaciones después de la desaparición de Dana sospechosas para la Guardia Civil”.