Rajoy garantiza que el dinero para ayudar a las regiones no se agotará

El jefe del Ejecutivo francés, François Hollande, muestra su apoyo a España y adelanta que será ella la que decida si quiere o no ser objeto de una inyección económica de la UE.

0

El Gobierno está tranquilo. Si el fondo de rescate para las comunidades autónomas fijado por el Gobierno era de 18.000 millones de euros y con la polémica llamada de auxilio de Cataluña del pasado martes y el incremento de lo solicitado por los valencianos de ayer se acaban de sobrepasar los 10.000, muchos veían imposible que los números cuadraran porque se espera que, en breve, Andalucía, Asturias y otras regiones saquen el cepillo. Pero no hay problema porque el presidente, Mariano Rajoy, afirmó que «no va a haber problema de agotamiento» de esta salvadora partida, puesto que el Ejecutivo ya sabe «qué van a hacer» los Gabinetes regionales, al tiempo que subrayó que «no suponen ninguna sorpresa» los anuncios lanzados esta misma semana por las dos maltrechas regiones mediterráneas.

«El Gobierno es plenamente consciente de que hay comunidades con problemas de liquidez», comentó el dirigente gallego en rueda de prensa tras su cita con su homólogo galo, François Hollande, de visita en España, que le mostró todo su apoyo públicamente, al tiempo que le felicitó por las medidas puestas en marcha.

Así, Rajoy subrayó que su Gabinete conoce perfectamente cuáles son los vencimientos de deuda autonómica hasta final de año y qué dificultades van a afrontar algunos Gobiernos regionales para refinanciarla, no solo los de Cataluña y la Comunidad Valenciana: «Sé lo que van a hacer otras autonomías también. Estaba previsto, no suponen más deuda y es atender a las dificultades de liquidez y financiación que existen y que están complicando las cosas».

Tras reiterar que se apoyará a quien lo necesite, afirmó -«lo llevamos haciendo desde que hemos llegado al Gobierno»-, y que el recurso al rescate «no supone ninguna sorpresa», hizo hincapié en que esta fórmula no incrementa la deuda, que «es la misma» y sigue siendo responsabilidad de las comunidades. El mecanismo sirve para refinanciar lo que ya existe.

«Es muy importante ser consciente de esto, porque salen titulares, aparecen noticias, parece que hay novedades y no», reiteró el líder conservador, que quiso tirar de templanza para que no cundiera el pánico entre los inversores, algo que logró a medias, ya que la caída de la Bolsa fue de un 1,52 por ciento, y la prima de riesgo repuntaba hasta los 530 puntos.

Horas antes de ese revés, Rajoy pidió una acción europea contundente a favor del euro que despeje «dudas» sobre la moneda única para facilitar el acceso a los mercados de instituciones públicas y empresas.

También tuvo tiempo el de Santiago de tranquilizar a la ciudadanía, al prometer que en los próximos Presupuestos no subiría el IVA ni el IRPF, a la vez que calificaba de «mente malévola» a aquel que piense que el PP va a echar el freno a las reformas para no perjudicar los resultados electorales en Galicia y País Vasco el próximo 21 de octubre. Este mensaje iba dirigido, sobre todo, a Bruselas, que se sintió muy decepcionada cuando el Ejecutivo decidió retrasar los PGE para después de los comicios andaluces, algo que, según algunos analistas consultados, como la periodista Pilar Cernuda, «se lo han guardado».

Seguramente, estas palabras fueron del agrado del jefe del Ejecutivo francés, François Hollande, que subrayó que la decisión de pedir o no ayuda financiera a los mecanismos de rescate existentes, así como cuándo y cómo hacerlo, corresponde totalmente al Gobierno central: «España es la que decidirá si sí o no, cuándo y cómo».

El inquilino del Elíseo destacó que los sacrificios adoptados por Madrid «están dando resultados», a pesar de lo cual los tipos de interés siguen siendo elevados, por lo que señaló que hasta que el fondo de rescate permanente sea validado por el Constitucional alemán, los existentes tienen que dar apoyo a los Estados que lo pidan.