Rajoy cree que el ascenso electoral de Podemos sería una mala noticia

El presidente del Gobierno en funciones advierte al PSOE que “debería despertar” e insiste en su propuesta de negociar con los socialistas y Ciudadanos para crear una gran coalición

0

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, cree que el adelantamiento de Podemos al PSOE en las elecciones generales del 26 de junio sería “una pésima noticia para España” y pide a los socialistas que “despierten”. Asimismo, consideró que “nadie puede pedir su cabeza” si vuelve a ganar los comicios y que los populares se pueden entender “en muchas cosas con el PNV”. En una entrevista, Rajoy afirmó que “sería una noticia pésima que Podemos se pueda convertir en la segunda fuerza, como dicen algunas encuestas”, y advirtió al PSOE que “debería despertar”.

Asimismo, cree que hablar de pactos cuando aún no se han celebrado las elecciones “no tiene ningún sentido”. “Tras las elecciones del 20 de diciembre mi planteamiento fue pactar con el PSOE y que Ciudadanos se sumase aunque no hiciera falta. Visto ahora con perspectiva, ¿qué hubiera sido mejor? ¿Ese pacto o repetir las elecciones, teniendo en cuenta además que Podemos puede quedar segundo?”, se preguntó. En ese sentido, Rajoy afirmó que, “en principio”, lo que hizo “volvería a hacerlo si el 26 de junio se repitiesen los resultados”, por lo que “sí” buscará el acuerdo con el PSOE y Ciudadanos.

Sobre el planteamiento de Albert Rivera de pedir su retirada a cambio del apoyo de Ciudadanos al PP, Rajoy se preguntó “cómo se puede pedir la cabeza de alguien que gana las elecciones” y consideró que “se podría pedir la cabeza del que pierde”, pero pedir la del que las gana “revela muy poco sentido democrático”. “No creo que se produzca. Nadie debería hacerlo”, opinó. Por otro lado, y en referencia a un “posible entendimiento” con el PNV tras las elecciones del 26 de junio, Rajoy recordó que ya lo hizo en 1996 cuando era ministro de Administraciones Públicas, “nos podemos entender en muchas cosas con el PNV. En otras, no. Siempre ha tenido vocación de ayudar a la gobernabilidad”, afirmó.

Durante la última legislatura, afirmó “no tener constancia de que la relación haya sido complicada con el PNV, más allá de que no estábamos de acuerdo en política penitenciaria”. Asimismo, consideró que “sería un disparate” que el lehendakari, Iñigo Urkullu, se sume a la ‘vía catalana’ y reconoció que algunas de las cosas que han visto “no me parecen normales, como aplaudir en un Parlamento a un señor que a sido inhabilitado por un juez por pertenecer a ETA”, en referencia a la despedida en la Cámara vasca del presidente de Sortu y ya exparlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz.

Por su parte, el ministro del Interior en funciones y cabeza de lista del PPC, Jorge Fernández Díaz, anunció el “objetivo 20/20” del PP, con el cual el PP se comprometería a que 20 millones de personas tuviesen trabajo en 2020. Según informó en el acto de presentación de la candidatura del PP catalán para las generales, esto no sería “ninguna utopía” y permitiría incrementar los ingresos fiscales del Estado.

En esa línea, Fernández Díaz reiteró que “por los vetos de algunos” no ha sido posible gestionar de manera adecuada lo que, según él, los ciudadanos querían y destacó que el PP ganó en 13 de las 17 comunidades autónomas en las generales del 20-D. “España necesita estabilidad; la inestabilidad política genera dudas, incertezas”, remarcó para añadir que no conviene que haya lo que calificó de demagogia, radicalismo y extremismo. Asimismo, el ministro dijo que “ha habido demasiada teatralizacion y banalizacion en la política, y formar gobierno es algo serio”, aunque destacó que la parte positiva de esto es que, según él, todos han quedado ya retratados.