Rajoy acusa a Mas de emprender un “viaje a ninguna parte” con su plan

El presidente del Gobierno reiteró su disposición a hablar para no abandonar a los catalanes

0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acusó a su homólogo en la Generalitat, Artur Mas, de impulsar un “viaje a ninguna parte” con su plan para declarar la independencia en 18 meses tras unas elecciones plebiscitarias, y advirtió de que está dispuesto a hablar pero no negociará sobre la unidad de España.

“Nunca he negociado ni negociaré sobre la igualdad de los españoles y su derecho a decidir qué quieren que sea su país”, concretó ante más de mil personas al clausurar las jornadas municipales sobre estabilidad y buen gobierno que celebró el PP en Barcelona, donde defendió que a los delirios debe responderse con tranquilidad. Rajoy aclaró que está dispuesto a escuchar a quien quiera hablar con él, pero no a permitir que se ponga en tela de juicio la unidad de España, sino que tratará de solucionar los problemas con “política de la buena”, defendiendo lo que él cree basándose en el diálogo y la legalidad.

El líder del Ejecutivo respondió así a la hoja de ruta presentada por Mas el martes, en la que abogaba por una lista unitaria con representantes de varios partidos e independientes y que, en caso de vencer en unas elecciones plebiscitarias, abriese un proceso de negociación de 18 meses con el Gobierno central y las instituciones europeas para concretar la independencia de Cataluña.

Rajoy deploró que “nunca en la Historia un gobernante había perdido tanto el tiempo ni se lo había hecho perder a los ciudadanos generando tanta confusión y provocando tanta inestabilidad”, y cargó contra Mas por sumir a Cataluña en el desgobierno.

Además, el también líder del PP pidió respeto para Cataluña, porque “no puede ser un país de listas únicas, partidos únicos y políticas únicas”, y acusó al presidente catalán de llevar a cabo una huida hacia delante con el único objetivo de buscar su supervivencia política sin importarle dejar atrás cada vez a más catalanes.

El presidente del Gobierno lamentó que, desde que llegó a la Generalitat —en el año 2010—, Mas haya desatendido su obligación de luchar contra la crisis, y haya estado “obsesivamente entregado a fomentar la división, propagando falsos mitos históricos y políticos y agitando la ensoñación independentista como la Arcadia feliz”.

Rajoy contrapuso la inestabilidad que ve en el debate soberanista con su propio compromiso por proteger las finanzas catalanas y los intereses de los ciudadanos al margen de lo que opinen, y aseguró que seguirá ayudando a los catalanes pese al proceso soberanista al margen de lo que puedan opinar otros.

“No voy a dejar tirado mientras pueda a ningún ciudadano español, piense lo que piense”, explicó Rajoy, que reivindica las aportaciones económicas del Gobierno en Cataluña mediante el FLA y el Fondo de proveedores porque eso ha permitido, por ejemplo, garantizar la liquidez de la Generalitat y pagar deudas pendientes a las farmacéuticas.