Quezada se puso en el punto de mira al tratar de inculpar a su expareja

La Guardia Civil considera el hallazgo de una camiseta del pequeño Gabriel cerca de la casa como el punto de inflexión en la investigación contra la autora confesa del asesinato

88

Ana Julia Quezada, la autora confesa del asesinato del niño Gabriel Cruz, se puso en el punto de mira de la Guardia Civil al querer inculpar a la expareja con la que había llegado a la provincia de Almería desde Burgos, colocando una camiseta en las proximidades de su casa o indicando que “odiaba a los niños”.

Así lo aseguraron diversos mandos de la Guardia Civil, que consideran el supuesto hallazgo de la prenda como el punto de inflexión en la investigación. Entre ellos, el capitán José María Zalvide, jefe de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería, que abrió las declaraciones de ayer y atendió este caso “de alto riesgo” desde el primer momento.

“El 3 de marzo, extrañamente, aparece en una zona que previamente ya se había batido la camiseta, la encuentra la posteriormente detenida y que es del niño. Había contradicciones porque ella dice que vistió al niño y la abuela dice que no, que no reconoce la prenda”, relató.

Esto hizo “priorizar la investigación” sobre Quezada, aunque no se cerraron otras líneas, si bien hubo otros elementos extraños como que perdiese el móvil dos veces, una el día 2 de marzo durante una batida, y otro el día 3 en Vícar. “El teléfono desparece misteriosamente del vehículo en el que iba. Nos llama la atención”, apuntó.

Asimismo, subrayó que también hizo sospechar el que señalase a su expareja de Burgos durante una batida en un lugar que no se encontraba en una “zona de paso”, como para implicarlo.

Sostiene que no se entró en la finca en la que estaba enterrado Gabriel porque los familiares entraban y salían, que no había rastros de sangre ni de violencia y se seguía creyendo inicialmente que Gabriel pudiera estar vivo y retenido por un tercero.

El teniente instructor de las diligencias del caso dijo de Quezada que siempre cogía el teléfono “para hablar prácticamente en representación de Ángel” y “todo lo que le decíamos a Ángel ella lo acababa sabiendo, se iba anticipando a los planes que teníamos”.

Además, explicó que mientras Quezada introducía el cuerpo del pequeño en su coche se decía a sí misma: “Tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel”, y que también se puede escuchar “cómo mete el cuerpo en el coche, sacude las manos y dice: A dónde lo llevo ahora, a qué invernadero lo llevo”.

También se refirió a las investigaciones en Burgos para señalar que las familias de sus exparejas la consideraban una “persona fría, calculadora, muy materialista” que pensaban que se había casado con diferentes hombres “por dinero”.

Por su parte, el sargento primero y jefe del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Almería, declaró que Patricia Ramírez, madre de Gabriel, sospechó de Quezada tras el supuesto hallazgo de la camiseta del menor y que la asesina confesa ya comunicó un día después de la desaparición del pequeño que tenía “una expareja, que terminó mal con ella porque no había aceptado la ruptura de la relación”.

Aunque estaba prevista su participación, finalmente fiscal, acusación y defensa renunciaron a interrogar al exmarido de Quezada, Miguel Ángel Redondo, según el abogado de Quezada porque al haber sido condenado por malos tratos a la acusada iba a ser “poco imparcial” por su “enemistad obvia”.

Un policía local de Níjar (Almería), amigo de la familia de Gabriel, sostuvo que el hallazgo de la camiseta se produjo en un lugar que había inspeccionado personalmente horas antes.

“Se me ponían los pelos de punta porque me estaba contando un plan, ella fue la que…”, manifestó el agente sobre los detalles que le dio Ángel Cruz, padre del menor, antes de ser interrumpido por una nueva pregunta de la fiscal.