El director de la Real Academia Española (RAE), Dario Villanueva (d), y Paz Battaner (i), anuncian las modificaciones. / EFE
Publicidad

La Real Academia Española (RAE) dio ayer a conocer las 3.345 modificaciones al diccionario digital, entre las que se incluyen nuevas acepciones como ‘buenismo’, ‘aporofobia’, ‘postureo’ y ‘posverdad’, entre otras.

Asimismo, la directora de esta edición digital, Paz Battaner, destacó nuevas adiciones a palabras ya recogidas, como ‘acoso escolar’, o la enmienda ya anunciada previamente a la definición de ‘sexo débil’ para indicar la “intención despectiva”, así como añadidos a ‘mariposear’ (“andar o vagar de un lugar a otro”).

Preguntado sobre si se trata de la versión “más igualitaria” del diccionario, el director de la RAE, Darío Villanueva, apuntó que la academia “está en ello”, pero “nunca hará un diccionario políticamente correcto”. “Estamos ajustando el diccionario en relación a esta realidad, pero aplicar la corrección político llevaría a destruir el diccionario”, alertó.

Cambios

La propia Battaner recordó cómo ‘sexo débil’ era “usado de manera positiva” hasta hace pocos años, algo que ahora ha cambiado. “La Academia no es la fotografía del vocabulario de hoy, sino la descripción de lo que hemos recibido de nuestros abuelos. Todo esto tiene tiempo”, explicó.

No obstante, la RAE ha apostado por empezar a cambiar definiciones, en especial de profesiones, en las que se hablaba de ‘hombre que…’, para pasar a decir ‘persona que…’. A esto se suma el cambio en otras definiciones como ‘jueza’ o ‘embajadora’, que únicamente estaban recogidas como “mujer o esposa de”.

Además, sobre la inclusión de ‘heteropatriarcado’, señaló que no está descartada para próximas ediciones y sigue en estudio, pero “la documentación actual sobre la palabra aconseja esperar”. Por el contrario, sí ha incluido una adición en ‘machismo’, para hablar de una “forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”.

De igual forma, también se han registrado supresiones de cerca de 20 términos que estaban en desuso y que la propia Battaner manifestó que “apenas tienen importancia”.