Publicidad

Todas las novelas encierran en sus páginas un universo, pero pocas lo expanden a otros formatos como ha hecho ‘Plot 28’, sumergiendo al lector en una experiencia envolvente llena de interrogantes.

Esta historia, que comenzó con un falso documental llamado ‘Parcela 28’, se ha desdoblado a lo largo de diez años en varias plataformas, de tal forma que el lector o el espectador no se queda con ganas de más, porque material hay de sobra.

Si desea continuar, puede acudir a los blogs escritos por los propios personajes para conocer sus otras vidas; a un libro de “relatos inclasificables”; al diario de una de las protagonistas; a juegos con desafíos o a cómics…
Incluso ver videoclips o escuchar la banda sonora de algunas escenas creada por el músico y guitarrista Juan Aguirre, de Amaral.

Experiencia del lector

En resumen, ‘Plot 28’ es una ficción expansiva que ha crecido en los últimos años desde su germen, el documental, y que ahora culmina en una “novela transmedia” escrita al alimón por Agustín Serra y Javier Hernández, que será presentada el próximo 19 de noviembre en el espacio Las Armas de Zaragoza.

Pero, ¿qué es una novela transmedia? El lector no tarda en descubrirlo al abrir el libro, ya que entre el texto aparecen códigos QR que a través del móvil dirigen la mirada a otros lugares aportando una experiencia completa.
Un ejemplo: el lector, además de imaginar el viaje en tren del protagonista, podrá verlo con sus propios ojos en un videoclip, incluso escuchar la banda sonora creada para esa escena.

Pero para que la experiencia sea ‘transmedia’ hace falta que el usuario no sólo sea receptor, sino que además interactúe, incluso proporcione nuevas ficciones al universo para que tenga “una dimensión participativa”.
Aquí todo está conectado, pero nada se repite. Cada parte está relacionada pero a la vez todas están cerradas aportando una visión angular de la misma historia, explica Agustín Serra.

La novela, por ejemplo, cuenta el antes y después de la trama del documental que versa sobre las complejas redes de poder, en las que “unos pocos mueven los hilos y muchos otros sufren las consecuencias”.

Al igual que el documental, la novela se articula en torno a un suceso que ocurre a las puertas de la Expo de Zaragoza: la muerte de uno de los propietarios de uno de los terrenos expropiados para la muestra internacional de 2008.

Lo que inicialmente surgió como un “experimento narrativo” se ha convertido en un “universo creativo”, aunque como reconoce Serra ésa no fue la idea original, sino que los elementos fueron apareciendo y una cosa llevó a la siguiente. En total, 50 personas han colaborado en este proyecto aportando su granito de arena.

La novela ‘Plot 28’ está escrita a cuatro manos entre dos autores que han hecho un trabajo tan acompasado que llegan a no discernir los párrafos que ha escrito cada uno. “Al final es un ejercicio creativo muy enriquecedor”, destaca.