Pajín: «El Yak-42 y la corrupción condenan políticamente a Rajoy»

La ‘número tres’ del PSOE considera que «la estrategia del PP, negándolo todo y lanzando una avalancha de difamaciones» contra jueces y policías inhabilita a la cúpula conservadora

2

Tras el relumbrón de los fastos multitudinarios del fin de semana, ayer lunes la campaña para las elecciones europeas del próximo 7 de junio perdió algo de calidad como espectáculo. Quizá para compensar, socialistas y populares se esforzaron por elevar un poco más la acidez de las acusaciones mutuas, casi todas ellas ajenas al porvenir de la Unión Europea, teórico eje de la cita con las urnas.

Los improperios más gruesos salieron de la boca de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, quien denunció la «estrategia» del PP y de su máximo dirigente, Mariano Rajoy, ante los asuntos «muy graves, como el del Yak-42 y los casos de corrupción» que afectan a su partido, ya que los afrontan «negándolo todo» y con una «avalancha de difamaciones» contra jueces, fiscales y policías. No obstante erigiéndose en jueza, la socialisa recalcó que, con dichos comportamientos, los dirigentes de Génova «ya están políticamente condenados».

Tan airadas acusaciones de Pajín eran réplica a las palabras de Rajoy en defensa del presidente valenciano, Francisco Camps, frente a los «inquisidores del siglo XXI», una declaración que, al menos según la compañera de Zapatero, «rebasa el límite de lo que se puede tolerar a un dirigente político mínimamente responsable».

El contraataque del PP fue menos virulento pero bastante más jugoso, puesto que, por encima de las descalificaciones genéricas, anunció que va a pedir en el Congreso que el Gobierno explique los motivos por los que el presidente Zapatero usó el domingo un avión del Ejército para trasladarse hasta el mitin del PSOE de campaña electoral europea celebrado en el pueblo sevillano de Dos Hermanas. El presidente de la formación de Génova en la provincia hispalense, José Luis Sanz, explicó que «al Partido Popular le parece impresentable que se utilicen los medios públicos, como es el caso de un avión de las Fuerzas Armadas, para venir a un mitin socialista, máxime cuando al mismo acudía como secretario general de dicho partido», indicó Sanz. El popular añadió que la actitud de Zapatero supone «una falta de respeto a los ciudadanos» y recuerda «a modos y maneras típicos socialistas, de los que nos habíamos olvidado, pero a los que en Andalucía estamos acostumbrados».

Precisamente a la coyuntura económica se refirió Mariano Rajoy, quien en un mitin en Málaga sostuvo que Zapatero, «no puede hablar de economía sostenible», porque «ha llevado a España a una situación de paro insostenible».

En su línea habitual, el líder de los conservadores acusó al jefe del Ejecutivo de «no ser creíble» y se hizo eco de la polémica del avión militar con el que acudió a la región sureña para anunciar un plan más, «su plan número 12».

Horas antes, en Melilla, el líder de la oposición había sostenido que el verdadero problema de la economía es la falta de credibilidad, generada precisamente por el socialista.