El Pacto de Toledo acuerda ligar la subida de las pensiones al IPC

La revalorización, independiente a otras posibles “en función de la situación económica” y sin cargo a la Seguridad Social, permitirá que los pensionistas no pierdan valor adquisitivo

45
Un grupo de pensionistas volvió a manifestarse ayer frente al Congreso.
Un grupo de pensionistas volvió a manifestarse ayer frente al Congreso. / EFE
Publicidad

La redacción acordada en el Pacto de Toledo para cerrar la recomendación dedicada al mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones establece que la subida anual de las pensiones se haga “en base al IPC real”.

“La revalorización anual de las pensiones en base al IPC real se presenta como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones”, reza el documento consensuado por PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, PDeCAT, PNV y Compromís y que deberá ser aprobado una vez se vote la revisión de las recomendaciones.

Asimismo, el texto establece que “la revalorización debe ser diferenciada de cualquier otra acción de mejora encaminada no a conservar, sino —cuando lo permita la situación económica y con la oportuna cobertura legal—, a aumentar dicho poder adquisitivo”.

En este sentido, no menciona ninguno de los elementos adicionales que estudiaba el Pacto, tales como la evolución de la economía, los salarios ni la productividad, a tener en cuenta además de la evolución de los precios. Además, el redactado únicamente menciona subidas de pensiones diferenciadas para “aumentar” el poder adquisitivo.

Estas mejoras por encima de IPC serían sufragadas “con cargo a otros recursos financieros, con pleno respeto a los distintos modelos de financiación existentes en el Estado”, ya que el Pacto de Toledo establece que la Seguridad Social únicamente cubra la revalorización para mantener el poder adquisitivo. “La comisión considera que la sostenibilidad del sistema exige que sólo se financien con cargo a los recursos de la Seguridad Social los gastos correspondientes al estricto mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones”, subraya.

La nueva recomendación comienza señalando que la comisión “como ha venido haciendo en el pasado, defiende el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, su garantía por ley y su preservación mediante la adopción de medidas encaminadas a asegurar el equilibrio social y financiero del sistema de pensiones”.

El consenso de 2011

Tal y como reconocieron varios grupos, la recomendación se asemeja a la que, a falta de aprobar la revisión en la que trabajan los grupos, se encuentra actualmente en vigor. Esto se debe a que, al constatar la imposibilidad de alcanzar un acuerdo en base a las distintas propuestas presentadas, la comisión decidió remitirse al último consenso alcanzado, el logrado en 2011.

El nuevo redactado alude a dicho consenso, considerando “esencial, a los efectos de generar confianza en la ciudadanía, recuperar el consenso de la recomendación ‘Mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones’, aprobada en 2011”.