Olano entregó el lanzamisiles para derribar el avión de Aznar en 2001

Los pistoleros de la banda trataron de ‘reventar’ la aeronave del inquilino de Moncloa hasta en tres ocasiones pero, debido a fallos técnicos, finalmente tuvieron que desistir.

3

Por más que sea imposible saber a ciencia cierta si las bravuconadas proferidas ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska por el etarra confeso Pedro María Olano son verdaderas o forman parte de la estrategia terrorista para atemorizar a la sociedad con la sospecha de que la banda tiene una enorme capacidad destructiva, lo cierto es que el magistrado le concedió credibilidad hasta el punto de que ordenó su encarcelamiento por conspirar para atentar contra el ex presidente del Gobierno José María Aznar en mayo de 2001.

Según explica el togado en su auto, la misión del sospechoso, que fue condenado en su día a dos años de cárcel por proferir amenazas de muerte contra la alcaldesa de Lizarza, la popular Regina Otaola, era recoger un lanzamisiles y entregarlo a un comando que debía derribar la aeronave del entonces presidente del Ejecutivo con motivo de sus desplazamiento al País Vasco durante la campaña electoral de las autonómicas.

Los intentos de asesinato se iban a producir en los aeropuertos de Fuenterrabía (Guipúzcoa) y Foronda (Álava) con dos proyectiles SAM- 7 que fueron aprehendidos en Francia en 2004 a los jefes militares Antza y Anboto.

El atentado se frustró finalmente debido al mal funcionamiento del lanzamisiles, que Olano llevó al comando hasta en tres ocasiones y que le fue devuelto otras tantas veces debido a deficiencias técnicas.

El arma fue recogida en la localidad francesa de Guethary y su primera entrega se produjo en un paraje montañoso de Hernani, coincidiendo con una visita inquilino de Moncloa al Palacio Euskalduna el 29 de abril.

El segundo intento tuvo lugar en Oyarzun con la intención de aprovechar la presencia del presidente en el aeropuerto de Fuenterrabía el 4 de mayo y la última de las entregas se realizó en Burgueta, cerca de Vitoria, coincidiendo con la asistencia del líder del PP el dia 11 de aquel mes a un mitin.

El juez asegura igualmente que el ahora encarcelado fue captado por el etarra Ignacio Iruretagoyena Lanz, alias Suny, y estaba integrado en un talde dedicado a labores de logística, transporte y entrega de material del que también formaban parte Gregorio Jiménez Morales y Juan María Múgica Dorronsoro. Además, detalla que su captura se produjo a raíz de una carta incautada a Irati Múgica Larreta en noviembre pasado en la que su padre le preguntaba si la txakurrada, en referencia a las Fuerzas de Seguridad, estaban «al corriente» de lo que hizo junto a su «amigo, el de siempre, el de Lizarra, el que detuvieron en relación al asunto de la alcaldesa». En realidad, se refería a las mencionadas amenazas a Otaola, que no rige el pueblo navarro, sino Lizarza.