Normalidad en las huelgas de Renfe e Iberia en la operación retorno

La guerra de cifras sobre el seguimiento marca una jornada sin retrasos extraordinarios por los “abusivos servicios mínimos”, según UGT • Hoy, nuevos paros en aeropuertos

24
Pasajeros en la estación de Sants de Barcelona durante una nueva jornada de paros en Renfe. / EFE
Publicidad

Los 58 vuelos cancelados en la jornada de ayer por Iberia en Barajas y El Prat, a los que habrá que sumar los 44 anunciados por la compañía para hoy, y los 222 trenes suspendidos por Renfe fueron el resultado de las huelgas en ambas compañías.

Al margen de las cancelaciones por la huelga del personal de tierra de la aerolínea española en los aeropuertos de Barajas (Madrid) y El Prat (Barcelona), la jornada se vivió sin incidencias destacables y con la típica guerra de cifras entre la compañía y UGT, el sindicato que la convocó, sobre el seguimiento del paro.

En el aeropuerto catalán no se registraron más colas de lo habitual durante las primeras horas de un día que coincide con el retorno de las vacaciones de agosto, y los mostradores de las compañías aéreas atendieron al público al ritmo habitual, sin mayores aglomeraciones.

En este aeropuerto, a la huelga de UGT se suma el paro indefinido de los vigilantes de seguridad, pero en los controles la situación fue la habitual.
Esto se repitió en las instalaciones del Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde UGT criticó los servicios mínimos, entre el 70% y el 85%, y los calificó de abusivos y de ser la causa de que la situación en el aeropuerto fuese la habitual en estas fechas.

En Barajas, según datos de Iberia a las 18.30 el seguimiento de la huelga se elevaba al 16,49% y la compañía gestionaba 443 vuelos, de los que 233 fueron salidas y 210 llegadas.

También según datos de la compañía a esa hora en El Prat, la incidencia de la huelga entre los trabajadores sin carta de servicios mínimos era del 26,18% y se habían atendido 349 vuelos, 176 salidas y 173 llegadas.

El presidente del comité de empresa de Iberia Barcelona, José Antonio Ramírez, cifró el seguimiento del paro en El Prat en el 70% y aseguró a los medios que la crisis entre la compañía y el comité de Iberia Airport Services pasa por “una ruptura” y por su “peor momento” y amenaza con más movilizaciones en septiembre si la compañía no da una solución “inmediata” a la precariedad de la plantilla.

Ramírez insistió en que no piden “subidas de sueldo”, sino “medidas de productividad” porque “crecen los pasajeros” en el aeropuerto pero no la plantilla para atenderlos, y ha alertado de que los trabajadores están llegando al “límite”.

La primera de las dos jornadas de paro del personal de tierra de Iberia en Madrid obligó a cancelar entre 120 y 130 vuelos solo ayer en Barajas, aunque Iberia rebaja el dato a 102 cancelaciones (las 58 de ayer y las 44 de hoy) en los dos días de huelga y en los dos aeropuertos.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, manifestó su apoyo al personal de tierra de Iberia tanto en Madrid como en Barcelona y dijo a los pasajeros afectados que no deben poner el foco en los sindicatos sino en la compañía.

Álvarez pidió a los pasajeros que “no vuelen ni hoy ni mañana” que entiendan que los trabajadores “aprovechan los momentos en los que se puede visualizar su situación”, e hizo un llamamiento al cambio ante la “precariedad, la temporalidad y la rotación sin necesidad” en plantillas que se mantienen de forma permanente.

Paros en Renfe

Esta es la primera jornada de huelga del personal de tierra en el aeródromo madrileño y la tercera en el barcelonés (que ya realizó paros los días 24 y 25 de agosto), ambas convocadas por UGT, que reclama un nuevo plan de empleo “que termine con la perpetua eventualidad”.

A los conflictos laborales que afectan a los aeropuertos hay que añadir los paros parciales de Renfe, que obligarán a cancelar en toda España 222 trenes de viajeros de los 601 que tenían previsto circular.

El primero de estos paros parciales de la tercera jornada de huelga se desarrolló “sin incidencias” según Renfe, que cifró el seguimiento en un 2,75%, mientras que CGT habla de un 70-75%, en ambos casos de todos los trabajadores que pueden hacerla al no ser convocados para realizar servicios mínimos.