Muere Chus Lampreave, actriz emblemática del cine español

La verdadera ‘chica Almodóvar’ y secundaria imprescindible fallece a los 85 años con una larga trayectoria en la gran pantalla y una legión de admiradores de su “talento natural”

10

La actriz madrileña María Jesús Lampreave Pérez, más conocida como Chus Lampreave, falleció en la madrugada del lunes a los 85 años de edad en el Hospital Torrecárdenas de Almería, donde residía puntualmente en una residencia de la capital para estar cerca de sus familiares. La emblemática actriz, reconocida por ser uno de los principales rostros del cine español y formar parte de las ‘chicas Almodóvar’, ingresó en el centro hospitalario de madrugada, donde finalmente no se pudo hacer nada por salvar su vida.

Lampreave fue mucho más que una ‘chica Almodóvar’, con el que colaboró en ocho películas. Fue la secundaria imprescindible de cualquier película en la que todos esperábamos que nos sorprendiera con su forma de hacer y decir. “Fue uno de los puntales imprescindibles de muchas de mis películas y se lo agradeceré siempre. No la olvidaré nunca”, afirmó en su cuenta de Twitter el director José Luis Cuerda.

Y es que, con una legión de admiradores, Chus Lampreave era una de las actrices mejor valoradas por el público, que siempre destacaba de ella su naturalidad y cercanía y simpatía. María Jesús Lampreave Pérez inició su carrera en televisión a finales de la década de los 60 aunque debe su fama a los numerosos trabajos que llevó a cabo en la gran pantalla, donde trabajó con directores de la talla de Pedro Almodóvar.

Trabajó en casi un centenar de títulos con algunos de los mejores directores de este país, entre los que figuran Pedro Almodóvar, con el que colaboró en ocho de sus largometrajes, ‘Entre tinieblas’, ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’, ‘Matador’, ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’, ‘La flor de mi secreto’, ‘Hable con ella’, ‘Volver’ y ‘Los abrazos rotos’. También rodó a las órdenes de Antonio Mercero en ‘La guerra de papá’ y ‘Espérame en el cielo’; Jaime de Armiñán en ‘Mi querida señorita’ o de José Luis Cuerda en ‘Amanece, que no es poco’. Asimismo, trabajó a las órdenes de Fernando Colomo en ‘Bajarse al moro’ y ‘La vida alegre’; Santiago Segura, con el que participó en tres entregas de ‘Torrente’ y Fernando Trueba en las películas ‘Sé infiel y no mires con quién’, ‘Belle Epoque’ y ‘El artista y la modelo’.

Nacida en Madrid en 1930, la actriz estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de San Fernando entre 1950 y 1955 para después trabajar como ilustradora en la editorial Aguilar. Empujada por amigos como Jaime de Armiñán, inició una carrera como intérprete sin mucha fe en sí misma, tal y como indica el Diccionario del Cine Español, dirigido por José Luis Borau. ‘Se vende un tranvía’, de Juan Estelrich; ‘El pisito’, de Marco Ferreri e Isidoro M. Ferry; ‘La becerrada’, de José María Forqué; y ‘El verdugo’, de Luis García Berlanga, fueron sus primeras apariciones en la gran pantalla.

Cinco veces finalista al premio Goya, siempre en la categoría de mejor actriz de reparto, se alzó con el galardón en 1993 por ‘Belle Époque’, al que también optó por ‘La flor de mi secreto’, ‘Bajarse al moro’, ‘Espérame en el cielo’ y ‘El año de las luces’. El Festival de Cannes premió su interpretación en ‘Volver’ con un reconocimiento coral que también recibieron Penélope Cruz, Lola Dueñas, Carmen Maura, Blanca Portillo y Yohana Cobo. Este mismo papel la hizo merecer el Premio de la Unión de Actores en 2006, recuerda la Academia de Cine.

‘Torrente 5. Operación Eurovegas’, fue la última aparición en la gran pantalla de Lampreave, que también participó en los programas de televisión ‘Lo+Plus’ y ‘El peor programa de la semana’ e hizo publicidad. Pero Chus Lampreave es para millones de espectadores la portera cotilla y testiga de Jehová de ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’; la abuela de ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’; la tía Paula de ‘Volver’ o la madre de Leo Macías en ‘La flor de mi secreto’. Son solo una pequeña muestra de los numerosos personajes que encarnó esta gran secundaria del cine español que, con una sola frase, robaba escenas.