Muere un bebé por un supuesto error médico en el Gregorio Marañón

La familia denuncia que recibió una dosis 10 veces superior del medicamento prescrito

204
Fachada del hospital infantil Gregorio Marañón donde un bebé ha muerto por una supuesta negligencia médica.
Publicidad

El Juzgado de Instrucción número 10 investiga un presunto caso de negligencia médica y homicidio imprudente tras la denuncia de la familia de un bebé de nueve meses fallecido tras ingresar en el Hospital Gregorio Marañón y recibir supuestamente una dosis 10 veces superior del medicamento que tenía prescrito.

La denuncia de la familia fue tramitada por la asociación ‘El Defensor del Paciente’, a través de su letrado Carlos Sardinero, y aporta diversas anotaciones recogidas en la historia clínica para sustentar las acciones contra el centro y los sanitarios que atendieron al bebé fallecido, que había nacido con problemas cardíacos que motivaron un trasplante de corazón en 2018.

Según adelantó el diario ‘El Mundo’, y confirmaron fuentes jurídicas, el Juzgado de Instrucción número 10 admitió a trámite la denuncia y acordó abrir diligencias de investigación.

Dosis superior

La denuncia expone que el menor, durante su ingreso hospitalario en el Gregorio Marañón durante el mes de febrero le fue administrado una dosis 10 veces superior a la correspondiente de micofenolato mofetilo entera (172 mg/Kg/dosis= 3600 mg/m2/dosis).

Argumenta que el micofenolato mofetilo (CellCept) y el micofenolato de sodio (Myfortic) son fármacos inmunosupresores (un tipo de medicamentos que reducen la fuerza del sistema inmunitario) que se emplean para tratar diversas enfermedades autoinmunes.

La historia clínica, a juicio de los denunciantes, describe “perfectamente este suceso que llevó a consecuencias fatales”: isquemia intestinal, gastritis aguda con hemorragia y posterior fallecimiento.

La instrucción tratará de determinar si fue el médico quien prescribió la dosis “incorrectamente” o la enfermera quien la aplicó de “forma indebida”.

El abogado de la familia y de la asociación solicitará que se comience a llamar a declarar a los médicos y enfermeras responsables del menor para depurar responsabilidades por esta muerte presuntamente por negligencia médica.

Por su parte, la presidenta de la asociación ‘El Defensor del Paciente’, Carmen Flores, lamenta que por parte del hospital “no se haya ofrecido una explicación a los padres y, fundamentalmente, que no hayan aportado ayuda psicológica para ayudarles a superar este duelo”.