Publicidad

Un niño de cuatro años falleció ayer sábado al caerle encima un árbol en parque de El Retiro, según informó un portavoz de Emergencias Madrid. El suceso tuvo lugar a las 13.30 horas, cuando el menor iba acompañado de su padre dentro del parque, a la altura de la calle Ibiza con Menéndez Pelayo.

Hasta el lugar se tuvieron que trasladar efectivos del Samur-Protección Civil, que solo pudieron confirmar su muerte del menor, quien falleció en el acto a causa del traumatismo.
Por otro lado, el equipo de psicólogos tuvieron que atender tanto al padre como a la madre del niño por una crisis de ansiedad.

Precisamente este sábado, poco antes de las 13 horas, el Ayuntamiento de la capital informó de que el Parque cerraba sus puertas ante las fuertes rachas de viento, que alcanzan los 70 kilómetros por hora. Fuentes municipales aclararon que cuando se produjo el incidente, precisamente, se estaba desalojando el parque.

Por otro lado, los sanitarios del Samur Protección Civil tuvieron que trasladar a un hospital al padre del menor fallecido, por una posible fractura de pierna.
En el mismo lugar de los hechos, tanto el padre como la madre del menor fueron atendidos por un equipo de psicólogos tras sufrir una crisis de ansiedad. De hecho, el Samur se quedó durante todo el día con la familia.

Revisado esta semana

El árbol (un pino) que cayó este sábado en El Retiro sobre un niño de cuatro años causando su muerte había sido revisado esta misma semana, y el parque estaba balizado y con diversas zonas restringidas, como la infantil, según manda el protocolo de actuación ante la alerta naranja, establecida para vientos de entre 71 y 85 kilómetros por hora.

Así lo explicó ante los medios de comunicación la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Consistorio, Inés Sabanés, quien precisó que el cierre del parque, que se da con la alerta roja, se empezó a llevar a cabo a pesar de no superar los 85 kilómetros por hora como forma de prevención y tras observar la situación meteorológica y ser evaluado con los técnicos.
Por ello, poco antes de las 13 horas se comenzó a desalojar el parque (a las 12.57 horas). El suceso del menor tuvo lugar media hora después, en pleno proceso de desalojo y cuando el Ayuntamiento de Madrid ya había informado oficialmente del cierre.

“En ningún momento se ha superado el nivel de alerta naranja, ni antes ni después, algo que estaba avisado antes de las ocho de la mañana”, indicó Sabanés, acompañada en la galería de cristal de Cibeles por la alcaldesa, Manuela Carmena; la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, y el concejal-presidente de Retiro, Nacho Murgui.

Sabanés, tras lamentar este “trágico accidente”, puso a disposición de la familia del menor la “ayuda y trabajo” que necesiten en “un momento tan difícil”. “Por desgracia no se pueden prever todas las desgracias que pasan, que lamentamos no sabéis cómo”, indicó.
Respecto al protocolo de alertas en El Retiro, Sabanés reiteró que no se daba la circunstancia que exige cerrar el parque, superar los 85 kilómetros por hora, y que a pesar de ello se ha decidido cerrarlo. También ha señalado que los “vientos adversos y la humedad produce riesgos de vuelco en las especies más grandes”.

A pesar de que Sabanés señaló que estos días atrás “se han tenido que quitar árboles del parque”, la acción preventiva “los días previos, durante y después, es una actuación acorde con la prevención y la seguridad”. “Es una fatalidad que lamentamos muchísimo, pero hay que guiarse por procedimientos de máxima prevención y seguridad”, dijo.
“Seguiremos trabajando para mejorar la situación del parque y si procede, en un momento, hacer paradas para revisiones en profundidad, se hará”, puntualizó a continuación.

Sobre el desalojo del parque, Sabanés indicó que este se produce “por determinadas zonas, colectivos que van saliendo de manera ordenada con acompañamiento de técnicos municipales y Policía Municipal”. “En un parque que tiene la intensidad de uso que todos conocéis, el desalojo no se produce con acompañamiento a todas las personas desalojadas”, precisó la delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño.

Cuarta víctima

El niño de cuatro años que falleció ayer es la cuarta víctima mortal de la capital en menos de cuatro años por una caída de árbol o ramas y la segunda que se produce en este parque.

El 12 de julio de 2016 un hombre de 58 años fallecía tras caerle encima una rama de un árbol en una zona ajardinada de Camino de Vinateros, en el distrito de Moratalaz. Dos años antes, el 21 de junio de 2014, un hombre de 38 años falleció por un impacto de rama mientras con sus dos hijos.