Michelle Jenner y Dani Rovira tiran de romanticismo en ‘Miamor perdido’

Emilio Martínez Lázaro dirige a esta pareja “nada romántica” en una película que trata temas como los llamados micromachismos y las relaciones de pareja en la actualidad

Publicidad

‘Miamor perdido’ es la nueva comedia romántica de Emilio Martínez Lázaro, aunque sus protagonistas, Michelle Jenner (Olivia) y Dani Rovira (Mario) “no son nada románticos”, según explicó el director en una entrevista en la que detalló que el film trata temas como los micromachismos y las relaciones en la actualidad.

“En la película se habla de micromachismos pero de una manera un poco tonta hasta que Olivia llama a Mario micromachista y él le dice que es macrogilipollas. Micromachismo son las pequeñas actitudes machistas, son cosas criticables, algunas, porque luego también se considera micromachista si dejas pasar a una chica por delante de una puerta. Todo el mundo deja pasar a todo el mundo por delante de una puerta porque es lo que nos han enseñado desde pequeños”, indicó Martínez Lázaro.

En este sentido, el director subrayó el papel de las redes sociales en la “entronización de lo políticamente correcto” y por el contrario de “los radicales brutales”.

“Hay dos grupos en las redes sociales: uno que cuando te sales de lo políticamente correcto, por ejemplo si aquí hablamos del #METOO, te pueden ponen a parir y es muy peligroso y hay que tener mucho cuidado; y otro grupo terriblemente peligroso que son los que se dedican a decir las barbaridades más grandes a ver si ofenden a la mayor parte de gente posible”, añadió.

En este punto coincidió el actor Dani Rovira, que considera que “el problema está en el límite de la ofensa y no en dónde están los límites de un chiste o de dejarle pasar a ella antes en una habitación”. “Los límites que los ponga cada uno. Si te molesta algo es normal que te molesten cosas pero no hagas de eso una campaña nacional. Cada uno tiene que gestionarse también”, explicó.

Además, para el actor, visibilizar los micromachismos en el cine “es tan importante como visibilizar el amor o el paro”. “El cine no deja de ser un escaparate donde cada director le da importancia a lo que él quiere”, añadió.

‘Miamor perdido’ cuenta la historia de Mario y Olivia, dos escépticos del amor. La noche en la que acaban de romper con sus respectivas parejas se conocen y una atracción inevitable les atropella.

“La relación entre Olivia y Mario es de amodio, se amodian mucho. Es un flechazo y se enamoran de una manera muy bonita y muy fuerte pero luego los dos tienen miedo a sufrir y antes de que el otro les haga daño deciden hacerlo ellos mismos y cortar por lo sano”, explicó por su parte Jenner.

Así, Mario es un monologuista que comienza a tener éxito y Olivia una actriz de teatro que sobrevive como camarera. “Sienten amor, odio miedo, envidia, atracción, se junta todo. Él admira lo que hace ella y viceversa pero también hay un punto del ego de cada uno y al mismo tiempo existe interés por lo que hace el otro. Es guay porque hay muchas emociones juntas. Hay muchas comedias románticas que dices por favor, ¿que no le huele la boca a él o que ella no se tira pedos?, Esta es una relación bastante más real”, indicó Rovira.

El gato celestino

Respecto a las profesiones de los protagonistas, que coinciden con las de los propios actores, es algo anecdótico, ya que no hay mucho de ellos en sus personajes. “Los textos que suelta Mario Laguna no son mis textos. Los he hecho un poco míos pero si un monologuista tiene algo o por lo menos yo, es que nunca he interpretado textos que no son míos y esto hace que se diferencie mucho Dani Rovira de Mario Laguna”, añadió.

Cuando Mario y Olivia encuentran a un gato callejero deciden irse a vivir juntos para darle un hogar. Lo bautizan como “Schrödinger”, pero solo atiende cuando le llaman “Miamor”. Son felices, pero incrédulos con el amor que sienten y un día se plantean qué ocurriría con Miamor en caso de que rompieran, y la decisión provoca que terminen rompiendo y es entonces cuando Miamor se escapa.

“Miamor cumple una metáfora muy bonita porque cuando ellos están discutiendo o están mal, siempre pasa algo malo con el gato: o se escapa, o le pegan un porrazo, o entra en coma, pero siempre que están bien el gato aparece en sus vidas para ronronear. Es un poco el termómetro o celestino”, apostilló Rovira.

En cuanto a la situación actual del cine de comedia en España, Emilio Martínez-Lázaro destacó que es algo “difícil” de evaluar. “Si veo las otras comedias que hay, pienso que son distintas. Existe otra vez la comedia familiar”, dijo.