Más del 94% de los españoles está a favor de reducir las emisiones de CO2

La mayoría considera que los acuerdos alcanzados por la ONU en 1992 son insuficientes

Más del 94 por ciento de los españoles está a favor de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, según una encuesta realizada a nivel mundial. En ella, se refleja que el 80 por ciento de los participantes españoles cree que el cambio climático debería ser una “prioridad nacional”.

Así se refleja en la consulta World Wide Views Climate and Energy, que se ha realizado en 80 países, y que añade que la mayoría considera que los acuerdos alcanzados por la ONU desde 1992 son insuficientes para frenar el calentamiento del planeta.

En la encuesta, el 94 por ciento cree que España debería tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero incluso si el resto de los países no lo hace. Esta idea es común a la de la mayoría de los europeos respecto a sus propios estados.

La consulta tuvo lugar el pasado sábado en una jornada organizada por la Obra Social ‘La Caixa’ y la Asociación Española de Comunicación Científica.

La encuesta se realizó a 8.000 ciudadanos en todo el mundo. De ellos, el 11 por ciento eran españoles que creen, frente al 33 por ciento de europeos, que el cambio climático es en realidad una prioridad para el gobierno. Frente al 80 por ciento que considera que debería serlo.

La mayoría de los españoles consultados (el 88,03%) considera además que los acuerdos alcanzados por la ONU desde 1992 no son suficientes para frenar el cambio climático. Opinión que comparten tanto el resto de europeos (79,73%) como la mayoría de la población mundial (71,13%).

En este ámbito, casi de forma unánime los encuestados creen que al contrario de lo que ocurrió en la Cumbre de Copenhague, en la próxima Cumbre del Clima de París deberá alcanzar acuerdos para evitar que la temperatura del planeta aumente en más de 2 grados centígrados, que es el umbral que los expertos fijan como límite para evitar las consecuencias más dañinas y peligrosas del cambio climático.

En su mayoría, los ciudadanos consideran que los acuerdos de París deben incluir objetivos vinculantes a corto plazo y el compromiso de actualizar las políticas climáticas cada cinco años. Además, están a favor de que los países publiquen informes anuales de sus progresos.

Asimismo, el 77,78 por ciento de los españoles y el 71,56 por ciento de los europeos cree que las medidas de adaptación al cambio climático pueden suponer, además, una buena oportunidad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

La consulta refleja también que los españoles tienen menos confianza que el resto de los europeos en las soluciones tecnológicas al problema de las emisiones a gran escala.

En cambio, están ligeramente por encima de la media europea en cuanto al apoyo a las subvenciones a las energías renovables; apoyo que comparten con el resto de países del mediterráneo. En lo que sí destacan los españoles es en el papel que otorgan a la adopción de nuevas prácticas.

En este sentido, el 46,15 por ciento es “favorable” a este cambio de hábitos, lo que significa un porcentaje “claramente superior” al del resto de europeos e incluso a la media global. También destaca el apoyo a la creación de un tribunal internacional que evalúe las pérdidas y daños.