Un momento de la asamblea extraordinaria de Más Madrid celebrada en el madrileño centro Galileo. / EFE
Publicidad

La militancia y los cargos públicos de Más Madrid, el partido de Íñigo Errejón, aprobaron en una votación a mano alzada que la formación concurra a las elecciones generales del 10 de noviembre, decisión que se hará oficial en una asamblea que tendrá lugar el miércoles.

Ese mismo día se precisará quién encabeza el cartel electoral, según fuentes de la formación, si bien la concejal del Ayuntamiento de Madrid Inés Sabanés declaró a los medios que “mayoritariamente se entiende que quien mejor puede expresar el sentir de esta candidatura es Íñigo Errejón”.

La designación de Errejón como candidato implicaría su renuncia a continuar como portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, cargo que ostenta en la actualidad.

Tampoco se han anunciado más detalles respecto al alcance territorial que tendrá la candidatura de Más Madrid, partido que hasta ahora ha circunscrito su actividad al ámbito de la Comunidad de Madrid.

La decisión fue avalada en una asamblea extraordinaria convocada para definir la hoja de ruta del partido cara a los comicios del 10N y que no contó con la presencia de Errejón, según apuntaron desde el partido para “garantizar un debate abierto y democrático entre la militancia, sin condicionantes”.

Sí acudieron la mayoría de cargos públicos de la formación en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, entre ellos las portavoces de su grupo municipal, Rita Maestre y Marta Higueras.

Mandato claro

Todos ellos, junto a una mayoría abrumadora de los asistentes (en torno a 500, según fuentes del partido), respaldaron en una votación a mano alzada, con cartulinas de color verde (sí) y rojo (no), la decisión de participar en las elecciones nacionales.

“Ha salido un mandato claro de esta asamblea para que desde Más Madrid demos un paso adelante y no nos quedemos de brazos cruzados, participando en las elecciones generales”, declaró tras el cónclave el concejal de Más Madrid en Móstoles Gabriel Ortega.

Durante alrededor de dos horas, tanto cargos públicos como militantes de base de la formación intervinieron en la asamblea para exponer los motivos a favor y en contra de concurrir a las elecciones.

Los argumentos favorables se centraron en la ocasión de aprovechar el espacio que se puede abrir en el electorado progresista después de que el PSOE y Unidas Podemos no hayan logrado formar Gobierno, y en contrarrestar una abstención que podría abrir la puerta a un Ejecutivo de derechas.

Los más escépticos pusieron el acento en las limitaciones de la estructura orgánica de la formación, y recalcaron que la “ventana” de oportunidad que parece abrirse ahora puede seguir abierta en los próximos años.

También hubo varios militantes que pidieron que sea una mujer quien encabece la lista electoral, pero Sabanés dejó claro que hay un “mandato claro” de que “por responsabilidad, por coherencia y por lo que representa como referente en Madrid” Errejón debe ser el candidato.