Mariano Rajoy y Pedro Sánchez discrepan sobre la reforma constitucional

Los socialistas la ven imprescindible para atajar el desafío soberanista.

0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, coincidieron ayer en que la consulta soberanista que pretende realizar el Gobierno catalán en noviembre no puede ser celebrada porque es ilegal, pero discreparon sobre la reforma constitucional que los socialistas ven imprescindible para atajar el desafío soberanista. En este punto, el jefe del Ejecutivo volvió a recalcar que “no se dan las condiciones políticas necesarias” para abordar este proceso de reforma constitucional.

Rajoy y Sánchez conversaron durante casi tres horas en La Moncloa, en la primera reunión entre ambos desde que el PSOE proclamó a su nuevo secretario general. Sin embargo, según la versión de Pedro Sánchez, el encuentro transcurrió con “más diferencias que coincidencias”, de manera que el rechazo a la consulta fue el único asunto sustancial en el que estuvieron de acuerdo.

Durante el encuentro, calificado de “cordial y positivo” por el socialista, también conversaron sobre economía y Europa, aunque el tema fundamental era la crisis catalana y la consulta convocada por el Gobierno catalán para noviembre.

En este punto, más allá del rechazo de los dos dirigentes a que la consulta se celebre porque es ilegal, no ha habido ningún acuerdo, ni siquiera una estrategia conjunta o un frente común para oponerse a la misma.

A preguntas de los periodistas, Sánchez explicó que no habían hablado de los instrumentos que tiene el Estado para impedir que se lleve a cabo y ha asegurado que no cree que pueda haber una actuación común para responder a ese desafío.

Por ello, el líder socialista le insistió al presidente del Gobierno en que la “única salida” es una reforma constitucional en clave federal. “Cataluña y la crisis territorial lo ha convertido en urgente, pero existía desde hace tiempo la necesidad de renovar nuestra arquitectura: reordenar las competencias a nivel autonómico, local y estatal, y plantear un modelo de convivencia territorial adaptado a la sociedad del siglo XXI, que es lo que queremos todos”, dijo Sánchez en rueda de prensa.

Por su parte, el Gobierno a través de un comunicado aseguró que Rajoy había escuchado “con atención” la explicación del líder del PSOE, pero le expresó los argumentos que repite desde hace semanas: no existen las condiciones que permitieron aprobar la Constitución de 1978 y que a su juicio son necesarias para una reforma.

SUBSIDIO PARA PARADOS

Por otra parte, Sánchez pidió al presidente del Gobierno que cree un subsidio para parados con hijos puesto que considera que hay dinero para ello en los Presupuestos del Estado, y censuró “el optimismo que rezuma el Gobierno” con respecto a las perspectivas económicas, sobre las que ambos trataron en su encuentro ayer por la tarde. El líder del PSOE aseguró que le ha pedido “invertir en solidaridad” a través de esa medida de apoyo a personas sin empleo, que no resolvería el problema pero que serviría para “paliar el sufrimiento de muchas familias”.