Los secuestradores de los tres cooperantes amenazan con asesinar al rehén galo

Al Qaeda en el Magreb concede a Francia y Mali 20 días para soltar a varios de sus miembros a cambio de la libertad de Pierre Camatte

0

La estrategia oscurantista del Gobierno, que hurta toda información sobre la situación de los tres cooperantes catalanes secuestrados a finales de noviembre por terroristas islamistas en Mauritania, no es suficiente para ocultar las dificultades a las que se enfrentan Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, cuya vida pende de las veleidades políticas de un grupo de fanáticos.

Se trata de hecho de Al Qaeda en el Magreb Islámico, cuyo talante queda todavía más claro tras conocer el ultimatum de 20 días que dieron ayer a Francia y Mali para que excarcelen a cuatro de sus miembros como condición para liberar al francés Pierre Camatte, de 61 años, que mantienen cautivo desde el pasado día 29 de noviembre.

«Cuando se cumpla la fecha límite, ambos Gobiernos serán responsables de la vida del rehén», sostiene el comunicado difundido por un sitio web habitualmente empleado por los terroristas, pero cuya veracidad no ha podido ser confirmada.

La nota insta también a la opinión pública francesa y a la familia de Camatte a presionar al presidente francés, Nicolás Sarkozy, para que no haga «la misma estupidez» que cometió el primer ministro británico, Gordon Brown, con el rehén del Reino Unido Edwen Dyer, que fue secuestrado en Níger el 22 de enero de 2009 y que fue asesinado por sus captores.

A diferencia del comunicado que emitió en su día Al Qaeda para reivindicar el rapto del galo, en el que se añadía que los españoles estaban bien de salud, el texto difundido ayer no hacía relación alguna a los integrantes de Barcelona Acción Solidaria, algo que no contribuye a aumentar la tranquilidad sobre su estado.

En todo caso, la nota solo mereció el silencio por parte del Ministerio de Exteriores. Su titular, Miguel Ángel Moratinos, se negó a realizar cualquier comentario con el argumento de que sería un «error» hacer cualquier análisis al respecto. «Comprenderá que el Gobierno no valora los comunicados de los miembros de Al Qaeda», zanjó el socialista.

Bastante más locuaz se mostró el jefe de la diplomacia con respecto a la llegada a España de dos prisioneros de la cárcel estadounidense de Guantánamo, en Cuba, y, tras adelantar que se está «ultimando» el asunto, aclaró que no se trata de ciudadanos yemeníes.

«Todavía se está en los últimos trámites», explicó Moratinos antes de recordar que, desde que Barack Obama anunciase su intención de cerrar «ese anacronismo moral y ético» que supone la base de la isla caribeña, el Gobierno español se comprometió a «ayudarle en ese objetivo», dada la «buena relación» con EEUU.

Fuentes diplomáticas precisaron al respecto que la acogida de estos dos reclusos de Guantánamo, presuntamente no peligrosos, puede estar cerrada aproximadamente en un mes.