Los presidentes del PP posponen la reforma de financiación autonómica

Los dirigentes adelantan que, aunque están en desacuerdo con el sistema actual, no es el momento de abrir el debate, por lo que el tema no se planteará en la cita del próximo martes

1

Los presidentes autonómicos del PP no plantearán en la Conferencia de Presidentes que se celebra el próximo 2 de octubre una revisión del sistema de financiación regional, por entender que la situación económica «no lo permite», según adelantó ayer la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

Al término de la reunión que mantuvieron en Génova con los vicesecretarios del partido y los portavoces parlamentarios, Cospedal recalcó que éste «no es el momento de abrir» el debate de la financiación autonómica y que, por lo tanto, «no se va a plantear».

«Los líderes del PP siempre han entendido que el modelo de financiación era un mal esquema, pero hay que realizar primero una evaluación del mismo y esté no es el momento de ponerse a discutir acerca de los parámetros, del contenido o su finalidad exacta, entre otras cosas, porque la situación económica no lo permite», enfatizó la número dos popular.

Cospedal insistió en que este año corresponde «evaluar» el modelo de financiación que pactó en su día el Gobierno socialista con «ERC y CiU, entre otros partidos». «Es el año de la evaluación, pero no es el momento de abrir el debate», agregó. «Otra cosa es que haya que analizarlo, como prevé el propio modelo que tenemos, que no nos gusta a muchos y el Partido Popular ya lo dijo en su día», concluyó.

El líder del Gobierno y los dirigentes autonómicos tratarán de cerrar en la cita del 2 de octubre una declaración con el mensaje «nítido» a Europa de que las autonomías «no son un problema» para que España cumpla sus compromisos y que están unidas con este objetivo.

Así lo explicaron varios consejeros al término de la reunión de ayer en La Moncloa preparatoria de esa Conferencia. Sáenz de Santamaría reunió a vicepresidentes y consejeros de Presidencia autonómicos para ordenar el encuentro, en el que se va a evitar descender al debate «de temas puntuales». «Lo más importante es lanzar un buen mensaje al exterior», resumió el consejero aragonés Roberto Bermúdez de Castro, del PP.

El político relató que en el encuentro se repasará la crisis económica desde una doble perspectiva: la situación europea y la de las Comunidades Autónomas y España. Desde hoy se va a trabajar en un documento, cuyo cierre se firmará el martes, con un mensaje claro dirigido a la UE y a los propios ciudadanos españoles. «Un comunicado lo más amplio posible en el que todos estemos a gusto», explicó.

En términos parecidos se expresó la vicepresidenta extremeña, Cristina Teniente, también del PP. La intención de la Conferencia es «trasladar una imagen de acuerdo, diálogo y unidad al resto de la Unión Europea», manifestó.

Y desde Andalucía, también la vicepresidenta, Susana Díaz, del PSOE, puso en valor que durante la cita «ha quedado claro por parte de todos intervinientes» que las comunidades no son «el problema, sino la solución».

«En un momento donde algunos se plantean cómo tiene que ser el modelo de convivencia, hay que apostar por mejorar la cooperación entre territorios y de las comunidades autónomas con el Estado en el marco de la Constitución española y del Estado de las Autonomías», declaró Díaz.