Los pensionistas ganan hasta un 1,8% de poder adquisitivo este año

El consumo de los hogares y la inversión llevaron a la salida de la recesión del país con un crecimiento del 0,1 % del PIB, impulsando un proceso «sostenido» de recuperación.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se mantuvo sin cambios en noviembre respecto a octubre, pero subió tres décimas su tasa interanual, hasta el 0,2%, regresando a valores positivos tras haber experimentado en octubre su primera tasa negativa en cuatro años, según el indicador adelantado sobre la evolución de los precios en España publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo estadístico explicó que el repunte interanual del IPC en noviembre se debe a que el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes ha sido inferior en noviembre de este año al experimentado en igual mes de 2012.

La inflación interanual del mes que termina es, por ahora, el indicador de referencia para la revalorización de estas pagas (el año que viene entrará en vigor la reforma de las pensiones que desliga la actualización de estas prestaciones del IPC). Con el dato de IPC de noviembre (0,2%), las pagas estatales que este año subieron un 1% (todas aquellas superiores a los 1.000 euros) ganarán ocho décimas de poder adquisitivo, mientras que las que subieron un 2% (las inferiores a 1.000 euros) ganarán 1,8 puntos de poder de compra.

El Gobierno no pudo compensar a los receptores de estos sueldos públicos por la subida de los precios del año pasado (la inflación interanual en noviembre de 2012 fue del 2,9% y la subida de las pensiones fue del 1%), pero decidió elevar un 1% todas, salvo las más bajas (inferiores a 1.000 euros), que se incrementaron un 2%.

Para 2014, el Ejecutivo planea una subida del 0,25%, lo que supondrá un aumento en la nómina mensual de las pensiones de apenas unos euros, dependiendo del importe de la misma.

Por otro lado, la mejora del consumo de los hogares y de las administraciones públicas, así como de la inversión, impulsaron la salida de la economía española de la recesión técnica en el tercer trimestre del año, en el que el PIB creció un 0,1% en tasa intertrimestral, según determinaron ayer los datos del INE.

El organismo estadístico ya había certificado que España salió de la recesión técnica, aunque ayer procedió a publicar los datos desagregados, que apuntan a un crecimiento del consumo de los hogares del 0,4% entre julio y septiembre, su primer repunte tras cinco trimestres en negativo.

Una tendencia continuista

También creció el consumo de las administraciones públicas, un 0,1%, en contraste con la caída del 0,9% del segundo trimestre, mientras que la inversión aumentó un 0,2% tras tres trimestres registrando tasas negativas.

Con el crecimiento trimestral del 0,1% registrado entre julio y septiembre, la economía española entra en positivo tras nueve trimestres de contracción y dice adiós a la recesión más larga de la etapa democrática.

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, aseguró que la economía ha empezado un proceso «sostenido» de recuperación. de esta manera, consideró «imprescindible» continuar con el esfuerzo de consolidación fiscal y las reformas estructurales para garantizar la continuidad del crecimiento en el futuro.

De cara al cuarto trimestre, el secretario de Estado aseveró que es pronto para dar una cifra concreta, aunque el Gobierno sí espera que el PIB vuelva a registrar tasas positivas. En concreto, destacó el comportamiento positivo de la inversión privada y del consumo en el tercer trimestre, así como la estabilidad en la destrucción de empleo. De la misma forma, explicó que entre julio y septiembre mejoró la capacidad de financiación de la economía nacional y las bases sobre las que se iniciará el proceso sostenido de recuperación económica.