Los padres de Julen dan detalles del entorno del pozo de Totalán

José y Victoria ratifican su declaración aportando matices y ofreciendo puntualizaciones

249

Los padres de Julen, el niño de dos años que fue rescatado sin vida a los 13 días de caer en un pozo en Totalán (Málaga), declararon como testigos en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga encargado del caso, ratificando lo manifestado anteriormente y concretando aspectos del entorno en el que se produjo el accidente.

Así lo aseguró la abogada Antonia Barba, que representa a los padres, personados como acusación particular, quien señaló que “han venido a confirmar las declaraciones que hicieron ante la Guardia Civil, si bien matizaron y pudieron puntualizar una vez se les ha mostrado el croquis” elaborado sobre el lugar.

Los padres llegaron visiblemente afectados y acompañados por el dueño de la parcela donde está el pozo en el que cayó Julen, David Serrano, que declaró el pasado viernes como investigado por un presunto delito de homicidio imprudente; y de la pareja de éste, que compareció también como testigo. Los cuatro estaban el día del accidente en la finca.

No mienten

La abogada indicó que los padres “son personas que no mienten y no tienen por qué hacer una declaración distinta” a la realizada, apuntando que han concretado aspectos, como dónde se encontraban las mesas “y sobre todo en cuanto a la ubicación del pozo, qué había o qué dejaba de haber” en la zona.

No obstante, no quiso detallar más, instando a que “hay que dejar a la justicia” que decida el impulso que le da a la causa, señalando que por el momento están personados como acusación particular al considerarse “perjudicados”, apuntando que “conforme vaya adelantando la investigación veremos si formulamos acusación o no”. Por eso, insistió en que hay que dejar que el procedimiento avance “y queda mucho todavía por hacer”.

Barba aseguró que a los padres “les ha costado muchísimo declarar”, pero que las testificales fueron “bastante precisas” teniendo en cuenta “lo mal que están”, recordando que son personas “que han perdido a un hijo y han sacado fuerzas para declarar con el fin de esclarecer los hechos”, señaló Barba, quien aseguró que “han declarado lo que recordaban”.

También testificó la pareja del dueño de la parcela, quien ratificó que de repente el niño estaba corriendo y dejó de verlo.
Según fuentes judiciales, estas declaraciones testificales están siendo muy importantes para concretar o no una posible responsabilidad y determinar si el pozo estaba cerrado o no en el momento en el que sucedieron los hechos; extremo que aún no ha quedado aclarado.

Respeto

Así, mañana están citados como testigos tres senderistas que fueron los primeros en llegar al lugar el día de los hechos. Posteriormente, el 12 de marzo están llamados, también como testigos, el hombre que realizó el pozo y el que hizo una zanja en la zona; mientras que el 13 irán guardias civiles y Ángel García Vidal, que coordinó las tareas de ingeniería en el rescate.

El pasado viernes declaró como investigado el dueño de la parcela, quien insistió en que era imprevisible la caída y se ratificó en que ese día tapó el agujero con dos bloques de hormigón y en que avisó del peligro; así como que en todo momento “se puso en manos de un profesional para que le gestionara todo” lo relacionado con los trámites administrativos para realizar el pozo.

La abogada de los padres pidió “respeto para esta familia que está sufriendo muchísimo y lo único que quiere es que se esclarezca lo que ha ocurrido”. “Son los primeros interesados”, aseveró Barba, apuntando que “sólo quieren tener un duelo tranquilo”.

Al hilo, alegó que están presentando denuncias por comentarios ofensivos en redes sociales, insistiendo en que “por favor, cese la gente que está tratando de hacer sangre de algo que no hay”. Finalmente, apeló a la Justicia para esclarecer el caso.