Localizan 100 móviles robados en la rueda de repuesto de una furgoneta

Los Mossos d’Esquadra detienen a un ciudadano marroquí, que transportaba además varios electrodomésticos y ordenadores, con el objetivo de vender la mercancía en Marruecos

6

Los Mossos d’Esquadra localizaron 100 móviles robados escondidos en una rueda de recambio de una furgoneta para venderlos en Marruecos y detuvieron al conductor del vehículo como presunto autor de varios delitos de receptación, según informó ayer la policía catalana.

Sin embargo, el arresto tuvo lugar el martes en un control preventivo entre las calles Plom y Ferro de Barcelona, en el que los Mossos vieron como una furgoneta cargaba material electrónico de un almacén y se iba. Por este motivo, y ante la sospecha de que fuera material robado, lo siguieron hasta detener el vehículo en la calle Ulldecona.

En ese sentido, tras identificar al conductor, éste dijo que tenía previsto viajar a Marruecos. De esa forma, los Mossos, al ver que cargaba material electrónico lo trasladaron a comisaría para verificar su procedencia.

Así, en la furgoneta encontraron 12 móviles, dos ordenadores, un televisor nuevo, una lavadora y un lavavajillas. Posteriormente, los Mossos constataron que los dos ordenadores estaban denunciados por robo en un domicilio de Barcelona y un bar de L’Hospitalet, y uno de los móviles como robado en la capital catalana. Por este motivo, el conductor quedó detenido.

Asimismo, en un segundo registro de la furgoneta, los agentes catalanes hallaron diez paquetes envueltos con plástico en una rueda de recambio, en los que hallaron diez teléfonos por cada envoltorio, la mayoría de alta gama.

Los agentes pudieron posteriormente comprobar la procedencia ilícita de 25 de los objetos recuperados, pero continúan con el análisis. En esa línea, ya han calculado el valor de lo incautado en más de 40.000 euros.

La mayoría del material robado procede de hurtos en las comarcas catalanas del Barcelonès, Baix Llobregat, Vallès Oriental y Vallès Occidental, en la última quincena de enero.

Los investigadores también constataron que el detenido, de nacionalidad marroquí y que quedó en libertad con cargos tras pasar a disposición del juez, había realizado 18 viajes a Marruecos desde julio, y todo apunta a que recogía el material, poco después de ser robado, lo almacenaba y cuando tenía suficiente iba a Marruecos a revenderlo.