back to top

Lección sin premio de Ventura

El rejoneador pincha dos importantes faenas con dos toros de buena condición de El Capea, en una tarde que se hace larga y que completan Cayetano Rivera, sin lucimiento, y Ginés Marín, que deja buena sensaciones con matices

Octavo cierre de taquillas antes del inicio del festejo. Otro lleno ‘no hay billetes’ para una tarde de las que ya van pesando y en la que lo mejor llegó de la mano de Diego Ventura, que volvió a ofrecer otra lección de rejoneo. En este ocasión, sin premio, pero con impronta. Importante primer compromiso del jinete con un lote de El Capea, de buena buen juego y condición. Completaron el cartel los toros de Montalvo, serios de pitones, y los diestros Cayetano Rivera, desgastado tras su primer trance del viernes en San Isidro y sin lucimiento, y Ginés Marín, muy mirado por los entendidos de Madrid pero que terminó la tarde dejando buenas sensaciones con un sobrero de José Vázquez.

Tras un impreciso inicio, Ventura rápido se acopló al noble astado de El Capea, recogido de cuerna, de buena condición, con celo y y tranco. Lo llevó cosido a dos pistas con el caballo ‘Fabuloso’, en un despliegue de recorrido, movilidad y duración por parte del toro. Una vuelta y media de mucha transmisión. Después, el rejoneador continuó ejecutando la suerte al pitón contrario, cambiando la grupa y dejándose llegar mucho al astado a la montura, pisando los terrenos y dando la cara, en una actuación que destacó por la variedad y la exposición, más que por la precisión de la colocación de las banderillas. Rosas de cierre y un trasero rejón de muerte en los medios, que dejó amorcillado al ejemplar y tardó en caer; lo que enfrió las opciones de premio.

Hondo, hechurado en Murube y bajo fue el segundo de su lote, otra res que ofreció buen juego. Le costó algo más, pero a medida que Ventura lo fue encelando llegaron pasajes de emoción y transmisión. Dos puntazos de castigo prologaron a una faena que continuó muy enfrontilazada por parte del rejoneador. Siguió a dos pistas y con piruetas en la misma cara del astado para llegar con fuerza al respetable. Lección de doma y terrenos, en un pulso de mucho valor. Achicó distancias y esperó en el limbo de la espera para clavar rehiletes muy de verdad. El público, una legión de Ventura. Sacó otra vez a ‘Bronce’, sin cabezada, para citar de frente con seguridad y colocar a un par a dos manos en un desenlace de faena de mucha vibración. Se adornó con una rosa y el desplante del teléfono, pero no pudo redondear su tarde al marrar con el acero.

Toros de San Isidro en Madrid
Saludo capotero de Cayetano Rivera. / EFE – BORJA SÁNCHEZ TRILLO

Bajo, con cuello y enseñando las puntas fue el primero de la lidia a pie, del hierro de Montalvo, que correspondió a Cayetano Rivera, y que tuvo buen son en los comienzos. Molestó el viento, una circunstancia que condicionó el transcurso de una actuación que no llegó a coger vuelo. Disposición del torero, sobre todo por el hecho de cumplir con su segundo compromiso en la feria tras la paliza que recibió el viernes en este mismo escenario, sin lucimiento ante un animal que embestía en corto y casi se quedó sin ver. Espadazo a la segunda y golpe de descabello: silencio.

Otro emperchado. Un toro cinqueño, serio y ligeramente montado, que metió la cara con clase en los engaños de Rivera. Un astado que prometía virtudes, pero la elección de los terrenos, donde más viento hacía, la falta de confianza del torero y la impaciencia de cierto sector del público, hizo que todo quedara en un trance sin contenido. De esa manera, concluyó el paso de Cayetano Rivera por San Isidro.

Toros de San Isidro en Madrid
Ginés Marín. / EFE – BORJA SÁNCHEZ TRILLO

El tercero de la tarde fue veleto y cornalón: ofensivo de cara. Dos velas por cornamenta. Un toro serio que dejó buenos apuntes en los capotes, aunque casi quedó inédito en varas: un mero trámite. Por el lado derecho fue una lija: embestía recto y con peligro. Una afilada guillotina con esas astas. Marín se cambió al pintón derecho, pero sin ajuste; y regresó con la mano diestra donde la embestida era más imprecisa y complicada aunque tenía mayor emoción. Hubo protestas de colocación desde los tendidos y el extremeño se enrabietó y exprimió la transmisión del toro, metiéndose entre los pitones. Terminó de media estocada y saludó una ovación.

Marín cumplió su segundo turno con un sobrero de José Vázquez, bajo, también enseñando las palas, que salió suelto en los capotes. A su aire. Manseando. Un toro de los que hacen larga la tarde y, consiguientemente, la feria. El extremeño brindó al que fuera su apoderado Curro Vázquez y tiró de fe para limar la irregularidades que desempeñó el animal. Con poderío en los toques, metió al toro en la muleta y sacó tandas de mérito. Maduro, Marín dejó buenas sensaciones con una notable actuación en su conjunto, con una estocada de efecto fulminante.

FICHA

Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid). Lleno de ‘no hay billetes’. Toros de El Capea (primero y cuarto), de buen juego; Montalvo, serios y de amplia cornamenta; y un sobrero de José Vázquez (sexto bis).
El rejoneador Diego Ventura, silencio y ovación.
Cayetano Rivera, silencio y silencio (dos avisos).
Ginés Marín, ovación (aviso) y palmas.

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

Curro Muñoz regresa en San Rafael, en una novillada junto a Luis Rivero y Pablo Jurado

El festejo está programado para el sábado 27 de julio, dentro de una programación que se completa además con un tentadero, encierro y suelta de reses

El concurso de cortes del barrio de San Lorenzo cumple el 4 de agosto 20 ediciones

Los astados para el festejo en el que participarán varios especialistas segovianos pertenecen a la Finca Sotoverde y serán de las ganaderías de Astolfi y José Ramos

Javier Manso ‘Balotelli’, segundo en el concurso de cortes de Pamplona

El segoviano queda subcampeón en un festejo en el que se impone José Manuel González ‘Poca’

Segovia contará con un ‘festejo de la oportunidad’ para cuatro jóvenes promesas

El novillero triunfador del viernes 2 de agosto entrará en un festival durante el mes de agosto