Los partidos empiezan a exponer sus estrategias de cara a los comicios. / EFE
Publicidad

El presidente de Cs, Albert Rivera, abogó ayer por que PSOE, PP y su partido firmen un compromiso tras las elecciones para evitar el bloqueo. Y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dio por hecho que ese compromiso ya está suscrito. A casi un mes de las elecciones, las sombras de los pactos sobrevuelan la precampaña.

El día lo protagonizó la exhumación del dictador Francisco Franco de la basílica del Valle de los Caídos, para lo que ya hay una fecha límite: el 25 de octubre.

Pero las precampañas electorales tienen sus ritmos y unas agendas propias. Ayer Pablo Iglesias regresó a Murcia tras cuatro años sin aparecer e Íñigo Errejón inició plenamente la carrera hacia los comicios con el acto de presentación de su programa.

Las iniciativas, de ámbitos variados, se enmarcan en un proyecto común de marcado color “verde”, como Más País, la plataforma de Errejón, lo definió.

Los guiños de Errejón a su antiguo partido, Podemos, no han faltado, esencialmente por el cariz de algunas medidas. Un ejemplo: ha situado las horas semanales de trabajo por debajo de las 34 que defiende Iglesias.

El líder de Unidas Podemos tampoco, de momento, cita a Más País en sus intervenciones. En Murcia, precisamente, se ha descabezado la dirección del partido, pues quien fuera secretario general y portavoz parlamentario en la comunidad autónoma, Óscar Urralburu, se alistó en las filas de Errejón en cuanto decidió saltar a las elecciones.

Lo que sí cita Iglesias es el pacto que está seguro se va a producir después del 10 de noviembre si dan los números. PSOE, PP y Cs preparan un “acuerdo para gobernar juntos” y tener a Unidas Podemos “bien lejos cuando llegue la crisis”, proclamó.

Aquí ubica Iglesias la utilidad del voto a sus siglas, ya que se trata del “único que puede impedir que el PSOE se vaya con la derecha” y el que transmitirá a “los poderes económicos y a sus sicarios que la democracia la impone la gente” cuando acude a las urnas.

Rivera, de lo que está convencido, es de la necesidad de que haya un pacto entre PSOE, PP y su partido tras el 10N.

En un desayuno informativo celebrado en Madrid, el líder de Cs pidió a socialistas y populares que, junto a él, firmen un “compromiso por escrito” antes del 10N para que haya un Gobierno fuerte después de las elecciones.

Encuestas

La semana en curso está siendo clave para Rivera, porque la empezó con el anuncio de que abandonaría el veto al PSOE y va camino de acabarla con la apuesta de un pacto con ellos. Y con el PP.

El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, tras criticar a los socialistas por usar en campaña cuestiones como la exhumación de Franco, explicó que las encuestas electorales van desbrozando un camino al final del cual solo se ven “dos alternativas”: o Sánchez, o Casado.

Éste viajó ayer a Pamplona para, entre otros argumentos, exponer la idoneidad de coaliciones como la que concurrió en las pasadas elecciones autonómicas o la que participa en las generales del 10N: Navarra Suma.

UPN, Cs y PP la forman tres “fuerzas constitucionalistas” que se contraponen al Gobierno de la comunidad foral, en manos de Bildu a pesar de estar liderado por los socialistas, según recalcó.

Otro de los argumentos que remarcó fue el de la fiabilidad del PP contra el bloqueo, ya que si gana las elecciones, habrá nuevo Gobierno “pronto”.

Ni en el PSOE ni en el PP, sin embargo, se ha oído nada sobre pactos postelectorales.