‘A Land Imagined’ propone un thriller que mezcla el mundo onírico y real

La segunda película de Siew Hua Yeo trata sobre la explotación laboral de los inmigrantes

32 01
Lok, un detective de la policía, tiene la misión de encontrar a Wang, un trabajador inmigrante desaparecido. / europa press
Publicidad

El cine singapurense regresa tras años de ausencia a la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) con la película ‘A land Imagined’, segundo largometraje del realizador Siew Hua Yeo, que utiliza el género thriller para realizar una crítica social acerca de las condiciones laborales de los trabajadores inmigrantes que trabajan en empresas que intentan ganar terreno al mar.

En esas áreas industriales de Singapur, Lok, un detective de la policía, tiene la misión de encontrar a Wang, un trabajador inmigrante desaparecido que ha sufrido un accidente laboral y vive preocupado por su repatriación.

Wang, que a pesar del duro trabajo no consigue conciliar el sueño, comienza a frecuentar en plena noche un cibercafé de tintes oníricos regentado por una enigmática mujer que le fascina. Al mismo tiempo, y con la esperanza de establecer algún tipo de conexión humana en ese territorio extranjero, forja una amistad virtual con un misterioso jugador que acaba adquiriendo un carácter siniestro.

Ficción y realidad, mundos oníricos y crítica social se entrelazan en esta trama, que utiliza el género policíaco como excusa para retratar la opacidad del sistema en el que quedan atrapados los trabajadores inmigrantes en Singapur.

“El título del filme hace referencia a esa tierra imaginada que es Singapur”, explicó Siew Hua Yeo. “Desde hace 50 años, el país ha ganado el 25 por ciento de su terreno al mar, un proyecto extraño pero que sirve para reinventar el país”, admitió.

Sin embargo, “el 99 por ciento de los trabajadores que realiza esa labor de recuperación son inmigrantes ilegales”, lamentó el realizador, quien encontró en esa cifra el hilo del que tirar para desarrollar la película. Respecto al formato policíaco, Siew Hua ha afirmado que se trata de un “reflejo de la propia investigación que el equipo tuvo que llevar a cabo para buscar información sobre la situación de los inmigrantes”.

Siew Hua, no pretendía representar un sistema “malvado”, sino lanzar advertencias sobre qué pasaría si uno de esos trabajadores desapareciera y cómo se podría dar con el si la información al respecto es tan “opaca”, el “gran interrogante” que plantea el filme.

El director, que continúa viviendo en Singapur, aseguró que “ama” a su país de un modo “extraño” porque, aunque sea su casa, también cree que plantea situaciones “muy problemáticas”, razón por la que quizá le resulta tan “inspirador”.

Por otro lado, señaló que la producción cinematográfica singapurense ha incrementado en los últimos y ha ganado cierta “exposición internacional”. Sin embargo, aunque está en el buen camino, eso aún supone que “en un buen año quizá se filmen solo ocho películas”.