El presidente de Aragón, Javier Lambán, durante su discurso tras la toma de posesión del cargo. / efe
Publicidad

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, manifestó que la Comunidad autónoma “tiene retos importantes”, pero también “grandes oportunidades” que “para su gestión exitosa” no pueden depender de un solo partido” y “no pueden ser privativos de la izquierda o la derecha, necesitan gobernanzas transversales, moderadas, plenamente instaladas en la centralidad”, como así lo han demostrado los resultados de las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo.

Lambán se pronunció así en el discurso realizado tras prometer su cargo, después de ser reelegido presidente de la Comunidad el miércoles pasado, acto que se celebró en el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón.

Lambán, que apeló “a huir de cualquier tentación frentista”, apuntó que “la próxima semana se va a constituir un gobierno de coalición entre cuatro partidos políticos de ideología diversas, pero agrupados entorno a un ideal más sugerente, una manera de pensar y construir Aragón como un proyecto común”.

Además de expresar su agradecimiento a los grupos que han hecho posible su investidura, PSOE, Podemos-Equo, Chunta Aragonesista (CHA), Partido Aragonés (PAR) e Izquierda Unida, así como a los ciudadanos que eligieron a los diputados de estos grupos, abogó por la “centralidad” en la política y por “la anteposición del interés general a los intereses de partido”.

Lambán esgrimió que la política “no puede hacerse solo con la cabeza, también requiere de pasión” y de un “punto de locura razonada”, para apelar “al genial caballero andante Don Quijote de la Mancha y a su altísima visión y alta altura de miras” para “compartir propósitos entre todos antes que encaminar nuestros esfuerzos políticos por la vía de nuestra ideología”.
A su entender, a partir de ahí, “se abre un espacio de colaboración amplísimo y allí se ha inscrito el trabajo de estas cuatro fuerzas para formar el gobierno de los próximos cuatro años”, un “acuerdo de cooperación” que “tiene como norma rectora el Estatuto de Autonomía de Aragón, que es en sí mismo un programa político formidable”, afirmó.

El instrumento

Lambán añadió que el instrumento es el autogobierno, particularmente el gobierno de la Comunidad, para lograr un Aragón más social, verde, digital “y plenamente alienado y comprometido con la Constitución y con España”. El presidente de Aragón desgranó algunas de las líneas de acción del nuevo Ejecutivo, como lograr una Comunidad “de hombres y mujeres libres e iguales”, donde haya más derechos, un Aragón que encuentre “solución al problema demográfico, “que es tanto como reinventarlo y hacer un modelo habitacional que se inscriba en los parámetros actuales de la economía y sea respetuoso con biodiversidad y el medio ambiente”.

Igualmente, planteó el desarrollo de un Aragón “digital”, para impulsar la industria 4.0, con el conocimiento como “principal factor de crecimiento” para subrayar que en esta Comunidad “sobra talento” y este puede ser territorio “líder” en esta materia.

Al mismo tiempo, apostó por un Aragón “firmemente alienado con la Constitución de 1978 y con este gran país que es España” porque esta tierra es “parte constituyente y constitutiva” de esta nación, algo que “le obliga a contribuir a la solución de sus problemas y le emplaza a construir la España del siglo XXI desde el ejercicio del autogobierno”. El presidente de Aragón afirmó que el autogobierno “permite desplegar todas las posibilidades de cada Comunidad autónoma con el éxito asegurado”.