La violencia machista se cobra dos nuevas víctimas en Castellón y Vic

Una mujer fallece de un disparo en un pueblo levantino y otra barcelonesa muere, al parecer, asfixiada. Ambos maridos intentan suicidarse tras los crímenes, aunque solo uno lo logra

La madrugada del sábado al domingo fue una noche negra en lo que a violencia de género se refiere, pues dos féminas fallecieron asesinadas por sus parejas. Por un lado, un hombre de 66 años mató a su mujer, de 64, con una escopeta en la localidad castellonense de Atzeneta del Maestrat y, a continuación, se quitó la vida con el mismo arma, según informó la Subdelegación del Gobierno. Por otro, un varón de 35 años acabó con la vida de su esposa de 33 en Vic (Barcelona) y después intentó suicidarse. Además, es muy posible que haya otro episodio -un matrimonio fue hallado muerto tiros- por confirmar al cierre de esta edición.

El primero de los casos, registrado en la localidad castellonense de Atzeneta del Maestrat, sucedió pocos minutos después de la medianoche del sábado, cuando el matrimonio discutió en su domicilio. Entonces, la mujer salió a la calle y su marido le siguió y le pegó un tiro con una escopeta. Poco después, el presunto asesino volvió al domicilio en el que convivían y se quitó la vida.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó una unidad del Servicio de Atención Médica Urgente, cuyos sanitarios atendieron a los familiares de la pareja, que tenía tres hijos en común, ya que ambos cónyuges fallecieron al recibir el impacto de las balas.

Los datos que los agentes recogieron durante la investigación reflejaron que la pareja era aparentemente normal y que no estaba en proceso de separación ni de divorcio. Además, nunca se había presentado denuncia alguna por malos tratos ni solicitado órdenes de alejamiento.

Prácticamente al mismo tiempo, un vecino de Vic (Barcelona) de 35 años fue arrestado como presunto autor de la muerte violenta de su esposa, de 33 años. Los Mossos d’Esquadra recibieron el aviso del fallecimiento de una joven y, tras la llegada a la vivienda, detuvieron al varón, que se había intentado suicidar en el garaje del edificio. El detenido fue trasladado a un centro hospitalario, donde quedó custodiado por los agentes, según informaron en un comunicado.

Al parecer, la chica pereció por asfixia, aunque no se conocerán las causas hasta que no se realice la autopsia al cuerpo.

Asimismo, los cadáveres de un matrimonio de la localidad almeriense de Benahadux fueron hallados a las 15,30 horas en el interior de su vehículo en un camino en Lucainena de las Torres, según informó el servicio de emergencias 112.

Un pastor de la zona fue el que encontró los cuerpos en el paraje de Los Tostones, cerca de la principal carretera de acceso a ese pueblo desde la N-340.

Fuentes de la Guardia Civil indicaron que la hipótesis sobre la que está trabajando en relación a esta pareja, fallecida, al parecer, por arma de fuego, está relacionada con la violencia machista.

Al parecer, uno de los hijos de los finados -tenían tres- fue el que dio la voz de alarma al no haber vuelto sus progenitores durante toda la noche, tras salir a cenar.

El pueblo, que sigue conmocionado, no quiere creer que el marido, Juan, que era camionero, haya matado a su esposa, Carmen, con la que llevaba casado 25 años, y que después éste «se quitara la vida a continuación» con una pistola, aunque los indicios apuntan en esa dirección.

Los agentes de la Policía autonómica catalana arrestaron también de madrugada a un hombre de 38 años al que acusan de asesinar a su madre, de 70 años, en el domicilio de la mujer, en el distrito de Horta-Guinardó de la Ciudad Condal.

Los investigadores intentan esclarecer ahora qué llevó a este hombre a acabar con la vida de su progenitora, ya que no hay pistas sobre ello.