La Sala rechaza aplicar la doctrina Botín y reanuda el juicio a Garzón

El juez Baltasar Garzón se sienta en el banquillo de los acusados por prevaricación al abrir una causa contra los crímenes del franquismo sin competencia para ello.

0

La Sala que juzga a Baltasar Garzón por una presunta prevaricación cometida al abrir una causa contra los crímenes franquistas careciendo de competencia para ello ha rechazado las cuestiones previas esgrimidas por la defensa del juez de la Audiencia Nacional para anular la vista, entre ellas la aplicación al caso de la ‘doctrina Botín’, por lo que el juicio se reanuda este martes con la declaración del imputado.

Así, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 ha tenido que despojarse de nuevo este martes de su toga de magistrado y sentarse en el banquillo de los acusados para declarar en el juicio que se ha reanudado y en el que se enfrenta a una pena de prevaricación de hasta 20 años.

La secretaria de la Sala ha leído la resolución del tribunal, adoptada por mayoría, que rechaza los tres motivos aducidos por la defensa. Respecto de la ‘doctrina Botín’, la Sala aduce que los bienes jurídicos protegidos son de naturaleza pública, por lo que basta la acusación popular para sostener el procedimiento.

Por otro lado, la Sala ha resuelto igualmente anular la instrucción realizada por Luciano Varela desde el 20 de abril de 2010, que fue el momento en el que, según la defensa, este magistrado dio oportunidad a las acusaciones a enmendar sus escritos, que carecían de requisitos formales para ser aceptados.

La Fiscalía, que apoyó todas las cuestiones previas planteadas por la defensa, no presenta acusación y solicita la libre absolución de Garzón -mantiene la misma postura en los tres procedimientos abiertos al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5-, si bien el sindicato Manos Limpias, que concurre como acusación popular junto a la asociación Libertad e Identidad, pide que Garzón sea multado e inhabilitado por 20 años.

“Hice lo que tenía que hacer”. El juez Baltasar Garzón ha asegurado ante el Tribunal Supremo que su decisión de declararse competente para investigar los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y el Franquismo no fue “una cuestión de ideología”. “Hice lo que tenía que hacer. Los jueces no estamos para ideologías, cada uno tendrá la suya. Aquí no hubo ideologías”, ha afirmado.