La mejora de la Administración supone un ahorro de cerca de 14.000 millones

De las 222 medidas incluidas en la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas se ha implantado “más de la mitad”, según Soraya Sáenz de Santamaría.

0

La vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer que, de las 222 medidas incluidas en la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), se han implantado “más de la mitad” y 68 están en “fase de ejecución”, lo que ha supuesto un ahorro de cerca de 14.000 millones de euros.

Así lo anunció durante una rueda de prensa en Palma acompañada del presidente del Govern, José Ramón Bauzá, donde explicó que este ahorro total es conjunto entre Estado, comunidades autónomas y corporaciones locales.

Esto, dijo, “demuestra que con determinadas medidas que buscan evitar la morosidad de las administraciones, duplicidades y redimensionar el sector público, se van sumando ahorros”. Sáenz de Santamaría aseguró que esta cifra representa “la mitad de lo que el Estado gasta en prestaciones por desempleo”.

En este sentido, señaló que no sólo se da más calidad en la prestación de los servicios públicos, sino que, además, hay más recursos “para sufragar los servicios públicos”. De esta manera, incidió, la Administración ahorra con lo que se “fortalece el músculo” de ésta.

Sáenz de Santamaría señaló que uno de los primeros problemas que abordaron fue el tamaño de la Administración pública y, por ello, explicó, se han “suprimido más de 2.000 entidades” tanto de ámbito local como autonómico o estatal.

También desctacó la necesidad de “gastar de modo similar al que lo hacen las familias y empresas” y, así, puso en valor una reducción de 48 millones de euros en alquileres y 169 millones en ventas de patrimonio. Asimismo, se ha racionalizado el uso de los vehículos y se ha ahorrado, por ejemplo, comprando juntos los combustibles, y realizando de forma conjunta el mantenimiento y las reparaciones, dijo.

Por otro lado, remarcó la necesidad de transparencia en la Administración, así como el hecho de que son los ciudadanos “los clientes” de la Administración ya que de ella dependen para, por ejemplo, cumplir con sus obligaciones tributarias. “Un papeleo excesivo tiene un coste real para los ciudadanos, por eso hay que eliminar cargas administrativas excesivas”, añadió, antes de incidir en que España “ha escalado 19 puestos” en el ránking sobre la facilidad de hacer negocios en el país.

La vicepresidenta hizo hincapié en la acogida que las diferentes medidas han tenido en las islas y el hecho de que, además, en Baleares se han planteado “medidas nuevas y de más calado”.

Así, indicó que se ha impulsado la movilidad, reducido trabas y racionalizado y simplificado el ordenamiento, de manera que se “permite a los ciudadanos luchar contra sobrerregulación”.

Se trata, concluyó, de una “reforma política de calado” que demuestra una “nueva interpretación de lo que debe ser la Administración”. Según añadió, cuanto más se “abran las ventanas” de la Administración, más eficaces serán las medidas de prevención de la corrupción.