La cúpula ‘popular’ reitera su plena confianza en la inocencia de Camps

El ex presidente del Gobierno José María Aznar se muestra convencido de que el mandatario conservador «aclarará» las acusaciones de cohecho que pesan sobre él.

0

Mientras el juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) encargado de instruir la rama valenciana del caso Gürtel decidía aplazar hasta mañana su comparecencia como imputado, el presidente de la región levantina, Francisco Camps, recibió ayer, un día más, el monolítico respaldo de los dirigentes del Partido Poplar que, al menos de puertas hacia fuera, proclamaron su fe inquebrantable en la inocencia del dirigente autonómico, al que el magistrado acusa de haberse dejado sobornar por la trama que dirigía el empresario Francisco Correa.

El instructor, que pospuso 24 horas la declaración de Camps, decidió también que acudan a declarar, en este caso como testitgos, todas las personas que autorizaron contratos entre la presidencia de la comunidad y la empresa Orange Market, propiedad del cabecilla de la trama.

El retraso en la visita al juez se debió a que el barón conservador tiene hoy otro compromiso, señalado con anterioridad por otra autoridad judicial.

Eso sí, en los huecos que le dejan sus obligaciones con los tribunales, Camps aprovecha para hacer acopio de ánimos gracias a sus compañeros de partido, que le arropan sin recato ni matices.

Ayer el apoyo le llegó por parte de diversos miembros del Gobierno valenciano, numeros alcaldes y el público de los actos que celebró, durante los cuales no quiso hacer ninguna declaración a los medios de comunicación.

El compromiso más llamativo que tenía ayer el lider levantino le llevó hasta un Centro Cultural para asistir a las jornadas Poble Gitano i Educació: un binomio per al segle XXI, donde, entre vítores y gritos de «¡Tío Paco, Tío Paco!», el vicepresidente de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas, Francisco Santiago Camacho, le mostró su apoyo: «Los gitanos de Valencia estamos contigo; tienes nuestro apoyo».

Mientras, el PSOE de Valencia criticó dicho encuentro al considerar que se trataba de «un acto político premeditado para tapar la preocupación» de Camps.

Quién sí se alineó con el president fue la número dos del PP, María Dolores Cospedal, que sostuvo que la defensa del valenciano consistirá en «decir la verdad» y añadió que la formación popular «confía plenamente en que se haga justicia».

La manchega aclaró asimismo que la dirección nacional del principal partido de la oposición no se plantea en este momento tomar ninguna medida contra el mandatario regional y, de hecho, ante la pregunta de si el PP va a conservar la militancia de Camps pase lo que pase, Cospedal respondió tajante que «el PP va a mantener su apoyo al presidente».

También terció en favor de su compañero el ex jefe del Gobierno José María Aznar, que se mostró convencido de que el líder de la Generalitat «lo está haciendo muy bien en su región y es muy respetable y querido allí», por lo que «explicará todo lo que tenga que explicar».

El antiguo inquilino de Moncloa añadió que «él ha dicho tantas veces que todo se aclarará, que yo estoy convencido de que todo se aclarará». Además, consideró «lamentable» la filtración de documentos judiciales y policiales del sumario, que solo sirve para «desacreditar a la Justicia y hacer daño a las personas».