La CEOE dice que las cuentas “impiden un desarrollo notable de la red empresarial”

0

La CEOE afirmó que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016, que aprobó ayer el Consejo de Ministros, dejarían “escaso margen” para incrementar la dotación de las partidas ligadas a la actividad empresarial, como el gasto para I+D, gasto en inversión e internacionalización de la economía española. En un comunicado y a la espera de un análisis más detallado de las cuentas públicas cuando se den a conocer el martes, la patronal lamentó que los PGE de 2016 no van a priorizar aquellas políticas que contribuyen a sentar las bases para una economía más productiva y competitiva en este caso.

También indicó que, a la espera de conocer el dato específico sobre cotizaciones sociales empresariales, confiará en que no solo no aumenten, sino que se reduzcan de acuerdo con el compromiso, adquirido en 2012 por el Gobierno, de bajarlas un punto en 2013 y otro adicional en 2014, promesas que se incumplieron.

Pese a echar en falta estas cuestiones, la CEOE valoró de manera positiva el compromiso del Gobierno con el cumplimiento de los objetivos de déficit público, ya que consideró que se trataría de una prioridad ante la necesidad de contener el crecimiento de la deuda pública, no sólo por el peso que tendría la carga financiera en el gasto público, sino porque haría a la economía española “más vulnerable” ante episodios de incertidumbre en los mercados financieros en este sentido.

También valoró el entorno macroeconómico de crecimiento del PIB del 3 por ciento para 2016 de acuerdo con las estimaciones del Gobierno. Aunque consideró que estaría “algo por encima” de la media del consenso de analistas, además de estimar que podría ser factible, siempre y cuando no se produzcan cambios relevantes en los factores, tanto externos como internos, que han contribuido al proceso de recuperación de la economía española en los dos últimos años.

Para la CEOE, resultaron coherentes las perspectivas del mercado laboral para 2016, con una creación de empleo del 3% en términos de contabilidad nacional. En este sentido, indicó, no obstante, que sería oportuno aprovechar esta recuperación más intensa de lo esperado para acelerar el proceso de consolidación fiscal.

En cuanto al apartado de ingresos, para los que se prevé un aumento del 4% sobre los previstos en el PGE de 2015, la patronal afirmó que parecería razonable, incluso teniendo en cuenta el efecto de la reforma fiscal en la recaudación, fundamentalmente, del IRPF. De hecho, apuntó que la recaudación prevista para 2016 se asemejaría mucho a la cifra real que se podría obtener en 2015, según avanzaron los resultados de recaudación a junio publicados por la Agencia Tributaria.

Para la patronal, esta mejora de la recaudación debería ser aprovechada para acometer “adicionales bajadas de impuestos” que mejoren la inversión empresarial.